masdehipodromos.com
jueves 8 diciembre 2022



- 10/08/22
YORK Y ESTADO DE LAS COSAS EN LA ELITE EUROPEA
BAAEED EN EL INTERNATIONAL ES EL GRAN ALICIENTE

por Ramiro Cibrián

La gran reunión de verano de York se celebra durante cuatro días seguidos en la tercera semana de agosto, de miércoles a sábado. Oficialmente se titula Yorkshire Ebor Festival. El Ebor Stakes es precisamente uno de los grandes hándicaps ingleses que están excelentemente dotados. Se corre sobre 2800 metros y suele atraer a una buena veintena de participantes. Tiene lugar el sábado, que es el último día de la reunión. Siendo un hándicap, el palmarés de los jockeys ganadores es mucho más impresionante que el de los caballos. En todo caso es la prueba de referencia que da el nombre a la reunión. A los aficionados a la erudición les puede interesar saber que Ebor es un recorte de Eboracum, el nombre de York en la época romana. La ciudad era uno de los baluartes fronterizos imperiales en la isla de Gran Bretaña. Luego, en la Edad Media, fue la sede de la casa de York, una de las protagonistas de la Guerra de las Dos Rosas, suministradora de material para múltiples tragedias de Shakespeare.

  • Cuando a mediados de agosto llega el Ebor, la cuestión de quienes son los grandes caballos europeos del año, por lo menos sobre los clásicos 2400 metros, suele estar ya bastante decidida. Los tres años han tenidos no solo sus derbies y oaks para medirse entre ellos, sino también, y sobre todo, el King George. La gran prueba de Ascot suele dar una medida muy buena para saber dónde están los tres años con respecto a los caballos de edad. Tras la reunión de Epsom de este año, la cátedra apostante, es decir, bookies y punters, decidió, quizás prematuramente, que los tres años de 2022 eran magníficos. Y así, sin mayores reservas, no dudaron en instalar al ganador del Derby, Desert Crown (Nathaniel) como favorito destacado para el Arco de octubre. Como es sabido, el potro que entrena Sir Michael Stoute se lesionó poco tiempo después de su victoria en Epsom. Y aunque en un principio se pensó que se trataba de una lesión menor, las últimas noticias sugieren que en 2022 no volverá a correr.

  • Mientras tanto, Westover (Frankel), que había sido en Epsom tercero con mala suerte, (le costó mucho encontrar sitio para pasar en la recta final), se imponía con facilidad en el Derby irlandés, lo que fue interpretado por la cátedra como confirmación de que la forma de Epsom era consistente y muy buena. Por eso, y ante la ausencia de Desert Crown, los bookies instalaron y mantuvieron a Westover favorito para el King George. El potro de la sucesión Khalid Abdullah salió de cajones con esa condición, con cotización de 13/8. El Derby irlandés dejó además otro par de notas importantes: la gandora del Oaks, la O’Brien Tuesday (Galileo) pudo ser solamente cuarta, a más de 10 cuerpos del ganador. Y el segundo de Westover, a 7 cuerpos, fue el Niarchos Piz Badile (Ulysses), un potro que había corrido mal en Epsom (fue doceavo, a más de 16 cuerpos del ganador). Que Piz Badile no era tan bueno, y que por tanto la forma de Desert Crown y Westover debería haber sido revisada a la baja, lo confirmó otra mala actuación suya el 14 de julio, esta vez en el Gran Premio de París, donde fue último de un modesto lote de 6 participantes. Sin embargo, estas señales no arredraron a los bookies, que siguieron manteniendo su fe en los tres años. No solo Westover permaneció en las apuestas para el King George favorito de lejos, sino que durante mucho tiempo la Gosden Emily Upjohn (Sea The Stars), cuyo único mérito demostrado en el año era haber sido desafortunada segunda del Oaks, a corta cabeza de Tuesday, estuvo durante semanas segunda favorita en las cotizaciones. Al final partió tercera, 3/1, ligeramente por detrás del contrastado Mishriff (Make Believe), que salió de cajones 5/2.

  • El King George del pasado 23 de julio tuvo un campo de solamente 6 participantes, de los que cuatro eran caballos de edad, y los otros dos, tres años, los citados Westover y Emily Upjohn. El estar esta última entrenada por John y Thady Gosden, y montada por Frankie Dettori, le favorecía en las apuestas, pues los aficionados recuerdan bien los grandes éxitos recientes de John Gosden con potrancas de élite. Basta citar a Enable y a la Shadwell Taghrooda, ambas ganadoras del King George. En el caso de la primera, en nada menos que en tres ocasiones. La cátedra presuponía sin más que este año Emily Upjohn, y quizás también Inspiral (Frankel), tenían que ser las continuadoras de esta tradición de excelencia.

  • La selectiva recta de Epsom (selectiva porque para estándares ingleses sus 500 metros son más bien cortos y, en las carreras de más de una milla, hay que disputarlos después de haber hecho cerca de un kilómetro cuesta arriba, en la recta que une las dos curvas del recorrido) aclaró inequívocamente que los tres años de 2022 son bastante peores que lo que la cátedra había pensado. Ambos tres años fueron desclasados, quedando Westover penúltimo, a 18 cuerpos del ganador y Emily Upjohn última, a 25. El vencedor fue el outsider Pyledriver (Harbour Watch) que, a 18/1 era el menos jugado de los seis contendientes.

  • Es, en mi opinión, un buen 5 años, un tanto irregular, que ya había ganado a nivel G1 (la Coronation Cup de Epsom en 2021). Cuando tiene un buen día y las circunstancias le son favorables puede estar a la altura de los mejores. Segundo fue el flamante ganador del último Arco, el alemán Torquator Tasso (Adlerflug), que venía de imponerse brillantemente a los mejores caballos de edad de su país. Su segundo puesto en el King George es muy meritorio, pues se le supone que irá mejor en pistas más blandas que las “good to firm” que hasta ahora han predominado en Europa. Y también, porque se supone que aún no está en plenitud de forma, pues su objetivo del año es tratar de repetir en octubre la victoria de Longchamp, algo que hasta ahora ningún caballo alemán ha logrado. Tercero del King George fue Mishriff que venía de ser desafortunado segundo de Vadeni (Churchill) en el Eclipse. Mishriff puede correr muy bien de 2000 hasta 2400 metros, pero su distancia ideal es seguramente de 2200, lo que quiere decir que los últimos 200 metros del King George le sobraron. Cuarto fue el O’Brien Broome (Australia) que es de lo mejor que el maestro de Ballydoyle tiene este año entre sus caballos de edad pero que no suele alcanzar la altur a de los mejores cuando se tiene que enfrentar a ellos.

  • Esta es la tela de fondo con la que se llega al Ebor de este año. Por lo que respecta a los tres años, uno de los efectos importantes del King George ha sido que las conexiones de Desert Crown han perdido cualquier prisa por recuperarle en 2022. Con la forma demostrada por sus coetáneos, no parece que su ausencia le esté privando de victorias importantes. La prueba más prestigiosa de la reunión del Ebor es el Juddmont International. En tiempos ya lejanos, cuando fumar no estaba tan mal visto como ahora, era conocida como el Benson and Hedges International. Al igual que el Eclipse y el King George, el International de York es también un G1 para caballos y yeguas de tres años en adelante y se disputa sobre los que los autóctonos llaman 1 milla y 2 furlongs “extended”, lo que en la práctica quiere decir unos 2100 metros, en un hipódromo situado en el parque municipal del Knavesmire. Comparativamente con otros hipódromos ingleses, el de York es bastante plano y tiene una recta larga. El International suele atraer un buen número de participantes de alto nivel, lo que se refleja en su palmarés y en el hecho de que algunos años haya sido la prueba con el nivel de forma agregado más alto de las que se disputan en Europa.

  • Tras la lección de realismo que proporcionó el King George, el gran favorito del International 2022 es ahora Baaeed (Sea The Stars), con una cotización “odds on” de solo 2/5. Este caballo, propiedad de la sucesión Hamdan Al Maktoum, está entrenado por William Haggas y estaba ya considerado como un magnífico millero antes de imponerse al gran Palace Pier en el Queen Elizabeth II del pasado octubre. Desde entonces su prestigio no ha hecho más que acrecentarse. A día de hoy sigue imbatido después de 9 carreras, de las que las 5 últimas han sido de nivel G1. Los más osados se atreven incluso a comparar a Baaeed con Frankel. En ese contexto algo ditirámbico, sus responsables han decidido seguir la misma trayectoria que siguió el gran hijo de Galileo a cuatro años e intentar que culmine su vida de carreras con triunfos en el York Internacional y, si las cosas van bien en el Knavesmire, en el Champions de Ascot en octubre. Como Baaeed es un hijo de Sea The Stars, la posible ausencia de fondo no causa mayor preocupación, ni entre la cátedra ni entre sus responsables.

  • El segundo favorito, a distancia, con cotización de 5/2, es el Gosden Mishriff . Tras un intento a principios de año, que resultó muy fallido, de repetir su inesperado triunfo de 2021 en la Saudi Cup, Mishriff ha seguido una campaña más seria, con el citado desafortunado segundo puesto en el Eclipse (que le costó a su ya no tan joven jinete David Egan las primeras montas con el príncipe saudí A A Faisal) y un digno tercero en el King George (ya con la monta de James Doyle). Mishriff va a correr una prueba sobre la que es seguramente su distancia óptima y en la que ya se impuso con autoridad el pasado año. La valoración positiva de bookies y punters de los tres años de 2022 estaba en cierta medida sustentada por los resultados del Eclipse, en el que el Aga Khan francés Vadeni, que venía de ganar con facilidad el Jockey Club de Chantilly, se impuso (in extremis y por corta cabeza) a Mishriff. Fue, además, una carrera en la que el Godolphin Native Trial (Oasis Dream), que a su vez venía de ganar las Guineas irlandesas y ser segundo de su compañero Coroebus en las de Newmarket, fue tercero, por delante del 6 años Lord North y del 4 años Bay Bridge, este último con la forma acreditada por su triunfo en el G1 St. James’s Palace Stakes del Royal Ascot. En resumen, que en el Eclipse los tres años lo habían hecho bien y de ahí quizás la sobrevaloración de la generación para el King George. Ahora, para el International de York, Native Trail es tercer favorito, 7/1. El cuarto favorito (10/1) es el cuatro años de Joseph O’Brien State Of Rest (Starspangledbanner), también ganador en el Royal Ascot, en su caso del G1 Prince of Wales’s Stakes. Y la quinta favorita (12/1), que citamos como ejemplo de la devaluación generalizada que la generación de los tres años ha sufrido, es la Gosden Nashwa ( (Frankel) que viene de ganar dos G1: el Prix de Diane, contra sus congéneres de 3 años y, más recientemente, el Nassau Stakes de Goodwood, donde batió también a las yeguas de edad. Su forma solo la pone en entredicho su tercer puesto del Oaks, a algo más de 3 cuerpos detrás de Tuesday y Emily Upjohn quienes, como hemos mencionado, luego defraudaron.

  • Otro G1 que se corre durante el Ebor, es el Yorkshire Oaks. Con lo bien que ha corrido Nashwa en su dos últimas carreras se podría pensar que podría apuntarse también aquí. Pero para esta pupila de los Gosden el Yorkshire Oaks presenta dos dificultades. La primera es que, como el Nassau Stakes, es una carrera abierta a las yeguas de edad. Y la segunda que, como sus homónimos de Epsom y el Curragh, se corre sobre 2400 metros, que le pueden resultar demasiado largos. Con este background, el favoritismo ex ante está bastante igualado entre cuatro candidatas. Las que ahora cotizan con cota más baja, de 3/1, son Magical Lagoon (Galileo), entrenada por Mrs. Johm Harrington y reciente ganadora del Oaks irlandés y, a pesar de su fracaso en el King George, la Gosden Emily Upjohn (Sea The Stars). La cátedra, por lo que se ve, ha decidido no tomar en cuenta su mala carrera de Ascot. Les siguen de cerca en las cotizaciones, primero, 7/2, la 5 años Alpinista (Frankel), entrenada por Sir Mark Prescott e imbatida en sus cinco últimas salidas, cuatro de ellas en 2021, con la última el pasado 3 de julio en el G1 Grand Prix de Saint Cloud. Luego viene ya en cuarto lugar Tuesday, la O’Brien ganadora del Oaks, con cotización de 4/1. Las demás inscritas cotizan 6/1 o por encima. El Yorkshire Oaks ofrece por tanto una posibilidad de redención para las potrancas de tres años, pero se puede aventurar que Alpinista no se lo pondrá fácil.

  • El otro G1 del Ebor es un esprint, el Nunthorpe Stakes, que se corre en línea recta sobre 1000 metros y tiene la interesante característica de estar abierto, (creo que por primera vez en el año a nivel G1), a los potros y potrancas de dos años. Los esprínteres se suelen entre batir tanto entre ellos que me limito a decirles que el favorito actual (9/4) es el 3 años Royal Aclaim (Aclaim) que está imbatido en sus tres salidas, de las que dos han tenido lugar este año. Le siguen a distancia (8/1) tres caballos: dos 2 años, que son Dramatised (Showcasing), también imbatido en sus dos salidas y el O’Brien Little Big Bear (No Nay Never) , ganador de sus cuatro últimas. Se ha impuesto este último sábado contra pronóstico en el G1 Phoenix Stakes del Curragh, por lo que se puede esperar, si corre en York, una rebaja sustancial de su cotización. En la misma cotización de 8/1 se encuentra también el menos conocido Twilight Calls (Twilight Calls), un caballo de 4 años, que viene de ser segundo del prestigioso G1 King’s Stand del Royal Ascot. El Ebor incluye también casi media docena de G2, de los que me limito a comentar aquí solamente el Great Voltigeur Stakes del primer día. Está reservado a los tres años, se corre sobre los clásicos 2400 metros y su palmarés incluye nombres importantes. Si nos limitamos a los años que van de 2016 a 2021, aparecen Idaho, Cracksman, Old Persian, Logician, Pyledriver y Yibir, todos ellos subsiguientes ganadores al primer nivel. Suele ser una buena prueba para caballos tardíos que no estuvieron en condiciones de correr, o por lo menos de correr bien, en el Derby. El cuadro de favoritos de este año lo lidera con cotización de 7/4 el Gosden Francesco Clemente (Dubawi), imbatido en sus tres salidas, todas este año. Le siguen (3/1) el Godolphin de Charlie Appleby Secret State (Dubawi), ganador en sus 4 últimas el O’Brien Changingoftheguard (Galileo, 9/2) que fue quinto en el Derby y luego ganó el G2 King Edward VII del Royal Ascot y el también Godolphin de Appleby Walk Of Stars (Dubawi, 6/1) que ha sido castrado y quedó después tercero en un G3. Con la misma cotización de 6/1 aparece Deauville Legend (Sea Of Stars) que viene de ser segundo y primero de G3. Los demás participantes cotizan 10/1 o por encima.

  • Termino estos párrafos comentando que la confusión creada por el resultado del King George y por la desaparición de la escena de Desert Crown ha transformado radicalmente el cuadro de apuestas para el Arco. Con William Hill lo encabezan ahora, empatados con cotización de 7/1, Torquator Tasso, ganador del año pasado, y el japonés Titleholder (Duramente).Les siguen cerca, 8/1, la citada Alpinista y el Aga Khan Vadeni, ganador del Eclipse y cuya aptitud para los 2400 metros está aún por ver. Luego aparece, 12/1, Onesto (Frankel),ganador del Grand Prix de Paris con 14/1 está Pyledriver, ganador del King George y ya a 18/1 Nashwa, que no está matriculada para el Yorkshire Oaks pero sí para el Arco. Los demás candidatos están 20/1 o a cotas más altas. Con este panorama, bien pudiera ser que este año el sueño japonés de ganar el Arco se materializase. De momento Titleholder, que es la mejor baza japonesa, cotiza para una victoria tanto como el que más.












  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite