masdehipodromos.com
domingo 4 diciembre 2022



- 10/09/22
PREPARATORIAS DEL ARCO 2022


por Ramiro Cibrián

Escribiendo estas, líneas llega la noticia del fallecimiento de Isabel II de Inglaterra, no por esperada menos impactante. Fue, por encima de todo, una grandísima aficionada a los caballos, además de exitosa criadora y propietaria, incluyendo del hipódromo de Ascot, uno de los más importantes del mundo. Compañera desde la distancia de múltiples tardes de carreras inolvidables, vaya desde aquí para ella y su memoria el homenaje de respeto y admiración que los aficionados le debemos. Descanse en paz y que la luz eterna brille para ella.

  • Los contextos temporales del Derby y del Arco, para muchos las dos pruebas cumbres del turf en Europa, son bien distintos. Mientras que el primero se corre en la primera parte de la temporada, cuando muchas opciones están abiertas, el segundo tiene lugar en la segunda parte, cuando las cartas están ya bastante repartidas. Frecuentemente se trata solo confirmar con broche de oro realidades ya asentadas. Estamos ya, casi sin darnos cuenta, en el fin de semana de las preparatorias del Arco. Las oficiales son las que se corren en Longchamp tres domingos antes. Pero hay otras carreras que como preparación son igual o más importantes. Pienso, especialmente, en el St Leger y en el Irish Champions.

  • El primero es la más antigua de las clásicas. Se disputó por primera vez en 1776 y solo dejó de celebrarse una vez, en 1939. Este año se corre por tanto su 246 edición. Tiene la malhadada reputación de existir un maleficio con el Arco, en el sentido de que no hay ningún ganador de las dos pruebas en el mismo año, aunque Ballymoss lo ganó en años consecutivos, en 1957 y 1958. El supuesto maleficio se consolidó mucho en 1970, cuando el gran Nijinsky fue batido en el Arco por Sassafras, tres semanas después de haberse laureado con las Triple Corona inglesa siendo, como se sabe, el último caballo que hasta ahora lo ha hecho. Para ser justos, y políticamente correctos, hay que mencionar que Oh So Sharp ganó en 1985 la Triple Corona femenina, que además de la prueba de Doncaster incluye las 1000 Guineas y el Oaks.

  • En cualquier caso el maleficio del St Leger es este año bastante irrelevante, pues como hemos mencionado la generación actual de tres años dista mucho de ser “vintage”. Tras el King George destaca por la gran amplitud con la que sus representantes fueron batidos por los caballos de edad. Con esta tela de fondo podemos suponer que el St Leger de este año aparece en principio como una prueba menor, y sin mayor relevancia de cara al Arco. El favorito, a 10/11 “odds on” es el Godolphin de Appleby New London (Dubawi), que no figuró ni en las Guineas ni en el Derby y cuyo mayor éxito es haber ganado el G3 Gordon Stakes en el Glorious Goodwood el pasado julio. Es un potro más bien retrasado (corrió solo una vez a dos años) y tiene en su palmaré cuatro primeros y un segundo puesto, correspondiente este a una derrota a manos del modesto O’Brien Changingoftheguard (Galileo) sobre los 2500 metros del Chester Vase el pasado mayo.

  • New London no ha sido hasta ahora ningún crack, y el hecho de que cotice “odds on” da una idea de lo modesto del lote. El segundo favorito (4/1) es Eldar Eldarov (Dubawi) que, tras haberse estrenado este año con tres primeros puestos, pudo ser solo cuarto del Grand Prix de Paris, en un lote también modesto. El tercer favorito (6/1) es Hoo Ya Mal (Territories) que estuvo segundo en el Derby, decepcionante tercero en los citados Gordon Stakes de Goodwood, y que se redimió un poco a finales de agosto ganando un G3, también en Goodwood pero sobre 2800 metros, una distancia muy cercana a los 2900 del St Leger. Quizás el outsider más interesante (7/1) sea Juddmont (sucesión de Khalid Abdullah) Haskoy (Golden Horn, con madre por Nathaniel). Es también muy atrasado. Ha corrido solo dos veces, con otras tantas victorias, la última en una listed durante la reunión del Ebor en York. Está entrenado por Ralph Becket, que es otras estrella no ascendente sino consolidada, y será llevado por Frankie Dettori, lo que sigue siendo una garantía. En ausencia por lesión de los ganadores de los Derbies Desert Crown y del también Juddmont Westover, y dada la forma mostrada por los tres años en el King George, esta última clásica del año queda un tanto desdibujada. No parece, ni mucho menos, que el maleficio del St Leger vaya a terminar este año, pero en el turf nunca se sabe. Una pena, porque el Arco, tras la retirada hoy mismo de Pyledriver por lesión menor, parece uno de los más abiertos de las últimas décadas.

  • Comparativamente, el Irish Champions se presenta como una carrera mucho más interesante. Tiene, sobre todo en el siglo X XI un palmarés más sólido y no hay maleficio con el Arco. Sea The Stars, sin ir más lejos, ganó ambas pruebas en 2009. El interés de este año reside sobre todo en que es en gran medida una revancha del Eclipse, prueba en la que el francés Vadeni (Churchill), tras un impasse de muchas décadas, ganó por corta cabeza al sólido y consistente Mishiff (Make Believe), que tuvo una recta final desafortunada. Desafortunada sobre todo para su joven jockey, David Egan, que tras esta carrera se quedó sin las primeras montas que tenía con los caballos del príncipe saudí A A Faisal.

  • Vadeni, que no ha vuelto a correr desde su apretado triunfo en el Eclipse a principios de julio, es el favorito en las apuestas, con cotización de 11/8. Le sigue en segundo lugar (10/3) el O’Brien Luxembourg (Camelot). Fue durante muchos meses favorito para el Derby y lo siguió siendo tras quedar tercero en las 2000 Guineas, detrás del malogrado Coroebus y de Native Trial. No pudo sin embargo participar en la gran carrera de Epsom por lesión, pero reapareció en el Curragh en un G3 sobre 2000 metros. Se impuso por corta cabeza a un lote francamente modesto. El hecho de que los O’Brien sean siempre peligrosos candidatos, y aún más en los hipódromos irlandeses, y también, lo que yo pienso que es el sesgo de la cátedra turfista a favor de los tres años, es lo que quizás pueda explicar esta baja cotización de Luxembourg frente a caballos mucho más contrastados. De hecho Mishriff es solo tercer en las apuestas (4/1). En parte su alta cotización puede derivar de un temor al desgaste, pues después del Eclipse ha tenido dos carreras duras: el King George, un poco fuera de su mejor distancia, en el que fue batido por Pyledriver y Torquator Tasso, quedando a 11 cuerpos del primero y el Internacional de York, donde fue segundo del crack Baaeed, a 6 cuerpos. En ambas ocasiones fue ya montado por James Doyle. Este no podrá repetir en Leopardstown, pues se ha lesionado recientemente una mano y será reemplazado por el irlandés Colin Keane, quien ya ha ganado un G1 en su país montando a un caballo preparado en Inglaterra. Concretamente ganó el Irish Derby de este año montando a Westover. Nada que objetar por tanto a este cambio de monta. Si Mishriff es capaz de repetir otra vez su valor, debería estar en la llegada. Entre los restantes participantes se encuentra Onesto (7/1), ganador del Gran Premio de París y con origen de lujo: es por Frankel con madre por Sea The Stars. Por lo demás, Alenquer (16/1, por Adlerflug) y los O’Brien Stone Age (25/1, Galileo) y Broome (33/1, Australia), -este último ganador del G2 Hardwick Stakes en el pasado Royal Ascot-, cierren sin destacar particularmente el partant del Irish Champions 2022.

  • De las tres preparatorias “oficiales” de Longchamp la que suele destacar, porque se suele correr de verdad, es el G1 Prix Vermeille, ahora reservado para potrancas de tres años y yeguas de edad. En otros tiempos, por ejemplo, cuando lo corrió Teresa en 1987, estaba reservado exclusivamente a las tres años. El Vermeille, como las otras dos preparatorias de Longchamp se corre sobre los mismos 2400 metros del Arco. Entre las participantes de esta año destacan, según los valores del Racing Post, la seis años Albaflora (Muhaarar), que, tras ganar sus tres anteriores, fue tercera del Prince of Wales’s Stakes del Royal Ascot. También tiene un buen valor, y me gusta más la O’Brien Tuesday (Galileo). Es la ganadora en ejercicio del Oaks 2022, y aunque corrió mal en el Irish Derby (fue cuarta a 10 ½ cuerpos de Westover) se reivindicó mucho en el Yorkshire Oaks, en donde mantuvo un mano a mano hasta los últimos metros con Alpinista, que ahora mismo es segunda favorita (6/1) para el Arco, detrás solamente de Baaeed, que cotiza alrededor de 7/4. Otras candidatas interesantes para este Vermeille son la Haggas de cuatro años Lilac Road (Mastercraftman), que viene de ser cuarta en el citado Yorkshire Oaks, claramente batida por Tuesday la también inglesa y ya citada Albaflora, que está entrenada por Ralph Beckett y la francesa La Parisienne (Zarak), entrenada por los Lerner y segunda de Nashwa en el pasado Prix de Diane.

  • Las otras dos preparatorias formales, el Prix Niel para tres años y el Foy para los de cuatro en adelante, llaman poco la atención. Además de son frecuentemente carreras sin tren, que se resuelven en un esprint final en el que el mejor caballo puede no tener hueco para pasar. Es lo que le pasó, por ejemplo, al recientemente fallecido Rail Link en 2006, pero sin que eso le impidiera ganar el Arco tres semanas después. En el Prix Niel de este año destaca por ganancias abrumadoramente el japonés Do Deuce (Heart’s Cry). Ha ganado casi 3 millones de euros y el primer europeo que le sigue, Simca Mille (Tamayuz) no llega a 220.000. Sin embargo, esto solo quiere decir que las carreras en Japón están excelentemente dotadas. El auténtico valor de Do Deuce lo tendrá que demostrar a partir del domingo en la pista. Máxime teniendo en cuenta que los potros de tres años europeos son este año muy modestos y el lote del Niel no es, ni mucho menos, una excepción. El representante de Aidan O’Brien, por ejemplo, es Aikhal (Galileo) que viene de ser sexto y último en el Great Voltigeur Stakes de York. Un lote, el del Niel, de lo más discreto y del que muy difícilmente podría salir el ganador del Arco.

  • El partant del Prix Foy es un poco mejor, pero quizás no mucho. Si nos fijamos de nuevo en las ganancias, destaca sobre manera la australiana Verry Elleegant (Zed). Ha ganado casi 5 millones de euros, lo que de momento solo prueba que en Australia hay grandes remuneraciones. Su debut europeo en el G1 Prix Jean Romanet de Deauville fue muy decepcionante (quedó séptima y última en una prueba para yeguas sobre 2000 metros. Está ahora entrenada por Francis-Henri Graffard, estrella ya también consolidada del turf francés, y será montada por Dettori, lo que de nuevo es una cierta garantía si la yegua ha recuperado su mejor forma.












  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite