masdehipodromos.com
jueves 8 diciembre 2022



- 28/09/22
La renuncia de BAAEED deja un ARCO más abierto
Situando a Luxembourg como favorito de la carrera

por Ramiro Cibrián

Les decía en un trabajo anterior que la cuestión más relevante que se planteaba para el Arco 2022 era la participación o no de Baaeed. Esa cuestión ya está resuelta, en sentido negativo. Sobre la misma Julío Díez ha escrito en el número 1.192 de A Galopar una excelente editorial a la que hay bien poco que añadir. Solamente se me ocurre decir que el Arco ha sido siempre la prueba más de referencia para consagrar a los campeones. Un sucinto repaso a su palmarés, por ejemplo, en los últimos 60 años, nos lo demuestra. Ahí están Sea Bird, Mill Reef, Alleged, Rainbow Quest, Dancing Brave, Urban Sea, Montjeu, Zarkava, Sea The Stars, Treve y Enable, entre otros. Ganar el Arco no es condición ni necesaria ni suficiente para estar en el Olimpo del Turf, pero muchos de sus residentes lo han ganado.

  • De hecho, en bastantes de los Arcos celebrados se han impuesto caballos y yeguas que no habían hecho antes gran cosa y que después, en la yeguada, tampoco destacaron. El primer Arco que presencié en Longchamp fue el de 1989. Lo ganó Carroll House, un buen caballo inglés, sin más. Aquel año también llovió mucho y la pista estaba muy blanda. Carroll House era un especialista en ese terreno y, además, de todos los participantes era el único que había ganado G1 dos veces. Batió muy justito a la Aga Khan Behera, una potranca de 3 años, de la que después nunca se supo más.

  • Solventada negativamente la participación de Baaeed, la otra cuestión que queda aún abierta es cuál va a ser el estado de la pista el domingo. El asunto es tan relevante que France Galop organizó el pasado lunes una reunión de prensa dedicada monográficamente al tema. La cuestión no es ni mucho menos baladí. El estado de la pista en las últimas tres ediciones ha sido respetivamente très souple, muy blanda, en 2019, el año que Waldgeist batió in extremis a Enable lourde, pesada, en 2020, cuando se impuso Sottsass y collant, pegajosa, el año pasado, con victoria del alemán Torquator Tasso (Adlerflug) . Sin ánimo de entrar en ninguna polémica, seguro que podemos asumir que el calentamiento global terminará por arreglar este tipo de situaciones. Parece claro en todo caso que en Longchamp el primer fin de semana de octubre hay aun posibilidad de mejora, es decir, de una pista más seca y soleada. De hecho, la tendencia citada dista mucho de cambiar significativamente este año. Dependiendo de lo mucho o poco que llueva de aquí al domingo, y parece que va a ser bastante, el estado de la pista anticipado está entre el good to soft (de bueno a blando) y el temido heavy (pesado) que suele desbaratar la carrera pues la convierte simplemente en una prueba para especialistas del barro.

  • La renuncia de Baaeed se traduce de entrada en un Arco mucho más abierto, para el que las carreras preparatorias celebradas el fin de semana del 10 y 11 de septiembre cobran plena importancia. Pero no solamente ellas, y no todas ellas. Existe entre la cátedra amplio acuerdo en considerar que la victoria de Luxembourg (Camelot) en el Irish Champions, -batiendo sobre 2000 metros a Onesto (Frankel) , Vadeni (Churchill) y Mishriff (Make Believe)-, es el dato más relevante. Por eso este tres años de Aidan O’Brien encabeza las apuestas con cotización cercana a 4/1. Le sigue 6/1 la cinco años Alpinista (Frankel), que ha ganado sus 7 últimas carreras. Está imbatida desde el 30 de abril de 2021 y su éxito más reciente data del pasado 18 de agosto, cuando se impuso a Tuesday en el Yorkshire Oaks. Su entrenador, Sir Mark Prescott, no ha ocultado desde hace meses que el Arco es el gran objetivo de su pupila. A anotar que el verano y otoño de 2021 Alpinista corrió en Alemania, donde ganó tres G1, batiendo entre otros a Torquator Tasso en el Grosser Preis von Berlin y al buen Mendocino (Adlerflug) en el Grosser Preis von Bayern.

  • El tercer favorito, 13/2, es el Aga Kahn Vadeni. Sus responsables, un poco sorpresivamente, han decidido dar prioridad al Arco, en contra de sus declaraciones iniciales, en las que habían dejado traslucir una preferencia por el Champions, en razón de la distancia. Con independencia del estado de la pista, que seguramente estará blanda en ambas pruebas, entre un Champions con Baaeed y un Arco sin él han optado por esta última opción. Vadeni ha ganado este año dos prestigiosos G1 sobre 2100 y 2000 metros (el Jockey Club y el Eclipse) y está entrenado por Jean-Claude Rouget, quien ya sabe lo que es ganar un Arco con pista pesada. Lo hizo con Sottsass hace dos años.

  • A continuación vienen en las cotizaciones, cerca de 7/1, tres caballos de edad. Se trata del Godolphin Adayar (Frankel), que está entrenado por Charlie Appleby. El año pasado se impuso en el Derby y el King George, pero defraudó en el Arco (donde fue cuarto) y el Champions (quinto). Este año ha tenido solamente una muy fácil carrera de reaparición, en la que se impuso sin problemas. El segundo de estos caballos es el japonés Titleholder (Duramente). Es un buen cuatro años, que ha ganado sus tres últimas carreras (un G2 y dos G1 en Japón), pero que lleva sin correr desde junio, lo que quizás no sea ideal. Ya saben el enorme interés japonés, casi se podría decir que nacional, por ganar el Arco, más que nada porque los japoneses son tremendamente protocolarios y corteses. Habiendo ganado varios caballos europeos la Japan Cup, consideran casi una cuestión de honor el que algún caballo japonés gane el Arco algún día. Este año es en principio una buena ocasión, pero me pregunto si Titleholder tiene los títulos suficientes, y suficientemente al día, como para lograr la hazaña. El tercero de estos tres caballos de edad con cotización cercana a 7/1 es nada menos que Torquator Tasso, el ganador del año pasado, que será montado por Lanfranco Dettori quien, con seis victorias, ostenta el récord de triunfos de un jinete en el Arco. Al igual que Alpinista, el hijo de Adlerflug tiene el Arco como su gran objetivo de 2022. Pero a diferencia de Alpinista no llega imbatido en el año, ni mucho menos. Tras una mala carrera de reentrada (sexto de siete en un G2 alemán), ganó otro G2 en Hamburgo, pero a nivel G1 solo ha podido quedar segundo, tanto en el King George (donde fue batido por Pyledriver) como, más recientemente, en el Grosser Preis von Baden, donde le derrotó Mendocino. Este último iba montado por Rene Piechulek, el jinete que llevó a Torquator Tasso a la victoria el año pasado en Longchamp. Aunque estos dos últimos resultados no sean malos, el que no sean victorias ha devaluado su cotización y ahora mismo aparece como uno de los outsiders más atractivos.

  • En el siguiente lugar, con cotización de 9/1, aparece Onesto, ganador en Longchamp y sobre la distancia del Arco (C&D, course and distance) del Grand Prix de Paris el pasado julio. Está entrenado por Fabrice Chappet y viene de hacer una magnífica carrera en el Irish Champions, en donde quedó segundo, a medio cuerpo de Luxembourg sobre una pista blanda. No parece haber demasiada coherencia entre las cotizaciones respectivas de ambos candidatos. Máxime, si tomamos en cuenta que Onesto ya ha ganado sobre 2400 metros y, aunque el fondo a Luxembourg se le supone, lo tiene todavía que demostrar.

  • Termino esta recopilación mencionando que con cotización de 12/1 aparecen dos candidatos interesantes. Uno es La Parisienne (Zarak), que viene de ser tercera del Vermeille. Su candidatura enlaza con la serie de magníficas yeguas (Danedream, Zarkava, Treve, Enable) que se han impuesto a tres años en el Arco en tiempos recientes, en parte beneficiadas por los descargos por edad y sexo (4,5 kilos en total) que les tienen que conceder los machos de edad. El otro potro que también cotiza 12/1 es el tres años de Juddmont Westover (Frankel). Está entrenado por Sir Michale Stoute y, tras haber ganado brillantemente el Irish Derby, tuvo una mala carrera en el King George (donde fue quinto de seis, a 18 cuerpos del ganador).

  • En resumen: el Arco 2022 ha quedado como una carrera ampliamente abierta, sin un favorito destacado. Quizás el estado de la pista no sea a priori tan determinante como en las tres últimas ediciones. La mayoría de los favoritos que hemos comentado han corrido bien en terrenos blandos. Pero la pista puede condicionar y desbaratar los mejores estudios y predicciones si llegado el momento de la prueba el terreno está pesado o pegajoso. Muchos de los resultados de los últimos años, no solo de los tres últimos, nos confirman esta realidad. En todo caso, seguro que veremos una carrera apasionante y, quien sabe, si la gana un potro o potranca aún en formación, lo que no es imposible, quizás también podamos ver otra consagración de otro gran campeón. Aunque parezca a priori difícil.










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite