masdehipodromos.com
lunes 29 noviembre 2021






Gran Bretaña - 18/06/02
Royal Ascot (I)
El meeting más señero del mundo

Por CFGD

  • Todo aquello que siempre se ha relacionado con las carreras de caballos -en muchos casos de forma tan falaz como tópica- está a punto de emprender su andadura 2002. Año de gracia en el que el Júbilo se alterna con la tristeza. Al menos para la más alta dignataria del país inventor, Su Majestad la Reina Isabel II de Inglaterra, a la que sentimientos encontrados de irreparables pérdidas deben acosar en su Jubileo, que no su jubilación, por mucho que la raíz sea idéntica.

  • El escenario es Ascot, como ya habrán podido colegir hasta los menos avezados. El acontecimiento, el Royal Ascot, el meeting más señero del mundo, encantador y elegante meeting en el que pamelas y femeniles atuendos conviven con la rigurosa y protocolaria etiqueta de Lores y Sires, dónde el entorno del otrora deporte de Reyes se escenifica ante el pueblo con regio desfile de carrozas, abanico de pretéritas grandezas. Un Royal Ascot del Siglo XXI, en el que las compañías de apuestas cotizan lo inaudito: que El “Maestro” del meeting gane cero carreras en los Reales y Jubilosos días. Un Royal Ascot dónde los Godolphin se han de contar más por su ausencia que por su participación y los O´Brien por su generosa presencia. Un Royal Ascot que, bajo las premisas que sean, seguirá siendo mágico. Y pleno de estética.

  • Es el más Real de todos los meetings, no en vano el Hipódromo de Ascot es propiedad de la Corona Británica, una Institución a la que –ideologías y creencias aparte- hay que agradecer el impulso e interés siempre desplegado hacia este deporte. Obviamente, era una Reina, la Reina Ana, la que fundaba Ascot, cuando el 11 de Agosto de 1711 –Sábado, por más señas- tenía lugar la inaugural carrera en las Majestuosas tierras. Una prueba para toda clase de caballo de seis años en adelante, que contó con siete aspirantes a sus cien Guineas de dotación y que se celebró en tres mangas, de tres millas cada una. En nada se asemejaban aquellos protagonistas –equinos que los ingleses solían dedicar a la caza- a los estilizados y veloces purasangres que, a partir de este Martes, hollarán tan Regios terrenos, pues las durísimas condiciones de la prueba exigían un tipo de caballo dónde primaran resistencia y stamina.

  • George Slingsby, arquitecto de la Corona, levantó el primer edificio permanente del hipódromo de Ascot alrededor de 1794, con cabida para mil seiscientas cincuenta personas, que se utilizó hasta 1838. El hipódromo de Ascot, enclavado al lado del castillo de Windsor, no ha dejado de ser propiedad de la Corona británica, pero en 1813, a través del “Act of Enclosure” dictada por el Parlamento, se aseguraba para el futuro el uso público del recinto.

  • No hay un año concreto en el que encuadrar el primer Royal Ascot, por lo que es un entendido aceptado considerar que tuvo su punto de partida cuando en 1807 se incluyó en el programa la emblemática Copa de Oro. Es el Ladies Day, el día en el que mayor número de personas se congregan, el día que ha dado origen a que el Royal Ascot sea conocido por un enorme número de ciudadanos del mundo que nada tienen que ver con las carreras, gracias a la exhibición de modelitos y atuendos que se hacen patentes en el Recinto Real. Y es que la creación de la Copa de Oro fue la raíz de las normas de vestimenta que vienen rigiendo en el Royal Enclosure y que se deben al exquisito dandy Beau Brummel -príncipe de la elegancia, muy amigo del heredero de la corona de la época- para el que los “Señores” debían llevar sombrero negro y corbata blanca, una parafernalia que, a lo largo de los años se hacía extensiva a las “Señoras” que habían de portar “ropas respetables” y sombrero.











  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite