masdehipodromos.com
sábado 19 septiembre 2020



Gran Bretaña - 06/06/03
EPSOM: EL DERBY
El sábado 7 de Junio se va a celebrar la edición número 224 del DERBY, la carrera más importante del mundo

Por CFGD

  • Estamos a escasas horas del Derby Day, el acontecimiento de los turfistas, el día más esperado del año para quiénes la afición a las carreras de caballos es religión. El sábado 7 de Junio, el Hipódromo de Epsom Downs volverá a ser la fiesta del pueblo, algo que viene sucediendo en los últimos 223 años, un evento de difícil descripción, comparable –a mi juicio- con los Sanfermines, por más que más de uno de los eventuales lectores de estas líneas sospechen, o que me he caído sobre la cabeza y ello ha dado lugar a una pérdida definitiva de papeles, o que, desde tan tempranas horas estoy haciendo uso y abuso de ciertas bebidas espirituosas con que se celebran fiestas tan señaladas como la presente. Pues no hay nada de eso: ambos festejos reúnen muchos puntos en común y no es el de la tradición el más baladí. Antes de abordar lo que nos puede deparar el Derby 2003 y para aquellos que, ya sea por su juventud, ya porque se esté iniciando en el “Deporte del pueblo” –antes “de Reyes”-, no estén familiarizados con el acontecimiento, volveremos la vista a los orígenes del Derby. Y que nadie crea que hablamos del inminente duelo entre Real Madrid y Atlético de Madrid, de trascendental importancia para el primero.

  • El granjero Henry Wicker, natural de Epsom, descubría en 1618 un manantial en las dunas que resultó producir un agua mineral que –al parecer- tenía propiedades curativas. Esta circunstancia atrajo a la masa capitalina que, con ese motivo, comenzó a acudir a lo que nuestros abuelos llamaban “tomar las aguas”. La constante e ingente presencia de tanto londinense puede que acabara con la bucólica paz del lugar pero también fue la causa de que en 1661 se celebrara en los Downs el primer meeting de carreras de caballos registrado que, desde entonces, pasó a ser una costumbre, una de esas costumbres inglesas a las que ni la fuerza mayor ha podido frenar.

    El Hipódromo de Epsom. Foto: EquipoZoom

  • Este estado de cosas duró hasta que en el verano de 1779, Edward Stanley, duodécimo Lord Derby, organizó una carrera para él y sus amigos dedicada a las potrancas de 3 años, sobre milla y media de distancia y a la que puso el nombre de su finca: el Oaks. Así comenzaba el mayor espectáculo del mundo. Un espectáculo que precede al uso del ferrocarril como medio de transporte habitual, a la colonización de Australia o a la independencia de los Estados Unidos de América del Norte. El éxito de esa carrera para hembras promovió la creación, al año siguiente, de otra de iguales características abierta a machos y hembras que hoy aún conocemos como DERBY. De cómo se creó y bautizó la gran carrera hablaremos a continuación.

  • La historia del Derby, la creación de tan fundamental acontecimiento deportivo, no es sino la historia de la vida de dos hombres: John Burgoyne y James Smith Stanley.

  • James Smith Stanley, hijo del undécimo Lord Derby, era íntimo amigo de John Burgoyne –4 años menor que él-, un vividor inteligente, jugador, aventurero y bravucón, hijo ilegítimo de Lord Bingley. Ambos eran unos apasionados del teatro y gastaban todo su tiempo en ese ambiente, escribiendo e interpretando sus propias comedias. Mientras Stanley cursaba sus estudios en Westminster School, Burgoyne se hizo corneta de Dragones, comprando 5 años más tarde su título de Teniente del regimiento, situado en Preston , a menos de 20 millas de Knowsley, la ancestral casa de los Derby.

  • Debido a la amistad que con Stanley tenía, Burgoyne era recibido en Knowsley con los brazos abiertos, como si de un familiar se tratara. Pero esta hospitalidad cesaría bruscamente al descubrirse que el arruinado teniente se había fugado y casado con la hermana de su amigo, Lady Charlotte Stanley. La familia, furiosa, les echó de la casa y les maldijo por siempre. Vivieron muy pobremente algún tiempo en Londres hasta que la miseria y las deudas les obligaron a exiliarse, culpables, a Francia. Allí, Burgoyne, que era muy inteligente, aprendió bien el idioma y se dedicó a estudiar los sistemas militares de Francia, Alemania e Italia. Regresaron a Inglaterra y Burgoyne se reincorporó al ejercito donde, haciendo valer los conocimientos adquiridos, logró que su reputación creciera en tanto que eficiente y moderno oficial, considerado un dandy, paladín del glamour y la elegancia, aunque en el fondo no pasara de ser un aventurero ambicioso y sin escrúpulos.

  • Entretanto, su amigo y cuñado, James Stanley se había casado con Lucy, de Essex, que recibió una dote de 100.000 libras, de cuya unión nació un varón, al que se bautizó Edward. Mientras Edward crecía, su padre, James, le educaba en los deportes y en los pasatiempos de los que él mismo era devoto y, entre ellos, el turf, naturalmente. Por aquel tiempo, el Coronel Burgoyne se había hecho tan célebre, tan renombradas eran sus hazañas militares, que las desavenencias entre él y los Derby se olvidaron y James y John reanudaron su antigua amistad. Ni que decir tiene que Edward, el hijo, tenía en un pedestal al amigo de su padre y su tío por matrimonio.

  • La nueva situación de privilegio de Burgoyne le obligó a comprar una antigua finca, cerca de Epsom, que había formado parte de las propiedades de la familia Lambert durante 500 años y que en ese momento era usada por cazadores y deportistas. Burgoyne consideraba Epsom el lugar ideal para establecerse, porque estaba a menos de 20 millas de Londres y porque los acontecimientos turfísticos tenían lugar allí desde hacía más de 100 años. Burgoyne amplió su casa, construyó establos y otros edificios y lo bautizó omo “The Oaks” aludiendo a varios macizos robles que crecían en los alrededores de la casa. Los cronistas de la época describieron la finca como un muy agradable lugar, con una especie de antigua casa, construida en momentos distintos y por distintas gentes, pero con el exterior cubierto de hiedras trepadoras que lo hacían un lugar muy pintoresco. Tenía acomodo para 50 huéspedes con ocasión de los meetings de turf locales. Pronto la propiedad se convirtió en el lugar habitual de reunión de un buen número de amigos entre los que se encontraban James Stanley y su hijo, Edward, de 16 años.

  • En 1771, James Stanley murió súbitamente, quedando su hijo Edward bajo la guía, la influencia, amistad y compañía del amigo de su padre, John Burgoyne. Así, cuando Edward anunció su compromiso con Lady Elizabeth Hamilton, hija única del sexto Duque de Hamilton, Burgoyne organizó una extravagante, lujosa y costosa fiesta campestre en “Los Oaks” en honor de los prometidos que tuvo un costo superior a las 5000 libras. Stanley le estuvo muy agradecido, convirtiéndose en su más íntimo admirador. La influencia de Burgoyne sobre Edward era total y sus consejos seguidos al pie de la letra por el joven. De este modo, Burgoyne aconsejó a su sobrino que se involucrara más en el mundo de las carreras de caballos, que comprara animales, compitiera con ellos y se relacionara con otros propietarios y gentes del mundillo, todo lo cual era seguido al pie de la letra por Edward Stanley, que comenzó a disfrutar una vida disoluta y frívola. Entabló duelos de caballos con Lord Bunbury, el Duque de Grafton o Lord Foley y se integró completamente en el mundo del turf.

  • En 1775, un año después de que Edward se casara, Burgoyne fue uno de los tres generales británicos enviados a América para dominar a los colonos insurrectos, y, ante su partida, alquiló a Edward su propiedad, “Los Oaks”. Durante el tiempo en que Burgoyne permaneció en América, murió el undécimo Lord Derby por lo que Edward Stanley pasó a ser el duodécimo, heredando amplias propiedades en el Lancashire. Al tiempo, su tía Charlotte Burgoyne también heredó de su padre importantes bienes pero murió en seguida, dejando todo a su aventurero marido que, tras dos años en América, después de haberse rendido ignominiosamente a los americanos en Saratoga, regresó a Inglaterra, con su reputación al más bajo nivel, retornando a la compañía y amistad del ahora Lord Derby.

  • Ambos estaban siempre juntos, tanto en Knowsley como en Los Oaks, ocupándose el General de los pura sangres de su sobrino. Fue por entonces que Anthony St. Leger creó una carrera para 3 años que había de correrse en el otoño de 1776 en Doncaster. Tío y sobrino decidieron imitar la iniciativa y crear otra, de idénticas características, pero dedicada a las potras, a celebrar en la última milla y media de Epsom. Llamaron a la carrera Los Oaks, en honor de la propiedad tan famosa y tan relacionada con el turf. Se corrió por vez primera en 1779 y la ganadora sería una potra de Lord Derby, BRIDGET, que batía a sus once contendientes. El éxito de BRIDGET fue festejado por su propietario con una suntuosa fiesta en los Oaks. Uno de los invitados de Lord Derby era Lord Bunbury, 12 años mayor que él, que atravesaba un mal momento, debido a estar inmerso en su divorcio con la preciosa Lady Sarah Lennox, lo que había motivado que volviera toda su atención al turf, tratando así de olvidar su fracaso sentimental.

  • A esta celebración asistían –entre otros- Burgoyne, Fox y Sheridan. Durante la noche se propuso y aprobó que al año siguiente había que organizar una carrera como los Oaks, pero abierta a machos y hembras. Se establecieron condiciones y detalles y se llegó al punto en el que había que dar un nombre a esa carrera. Parecía lógico que la futura prueba llevara el nombre de alguno de los que habían pensado en organizarla y, de esa manera, no se sabe si por el lanzamiento de una moneda al aire o por la extracción de una carta de la baraja, el hecho es que la suerte quiso que esa carrera que se iba a iniciar en 1780, tomara el nombre de “Derby”, con el placer consiguiente del Lord. De esa forma nacería la carrera más importante del mundo. Generaciones de caballos, jockeys, preparadores y propietarios, generaciones de aficionados se han ido sucediendo a través de más de dos siglos en el mismo lugar, en la misma fecha, con idéntico afán: contemplar el mayor espectáculo deportivo que pueda pensarse, asistir al DERBY. Un DERBY que hay que agradecer a Inglaterra, tanto por su creación como por su pervivencia, casi en idénticas condiciones a como lo parieron. Un DERBY que juzgo suficiente atributo como para que la humanidad perdone a la “Pérfida” todos sus excesos.

  • Hay incontables Derbys en todo el mundo. Algunos, de carreras de caballos, otros, de ciertos partidos de fútbol y de cualesquiera otros eventos deportivos, pero Derby auténtico sólo hay UNO, el original, el de Epsom, una carrera abierta a los mejores potros y potrancas de tres años que se corre sobre 2400 metros -sólo desde 1784 pues antes se corría sobre la milla- y que este año reunirá veinte partants, el máximo autorizado por primera vez en su historia y que se listan a continuación, señalando que dos de los 24 que quedaban han causado forfait –HAENDEL y NEW SOUTH WALES- y los otros dos que superaban la cifra tope han sido eliminados, atendiendo a su inferior valor: ALBANOV Y SKELLIGS ROCK, de todo lo cual ampliaremos información en escritos venideros.

    Partants

    ALAMSHAR (IRE) H H Aga Khan John Oxx IRE/Johnny Murtagh/8

    ALBERTO GIACOMETTI (IRE) Sue Magnier Aidan O'Brien IRE/Christophe Soumillon/9

    BALESTRINI (IRE) Michael Tabor Aidan O'Brien IRE/Jamie Spencer/20

    BRIAN BORU Sue Magnier Aidan O'Brien IRE/Michael Kinane/2

    DUNHILL STAR (IRE) Mohamed Obaida Barry Hills/Michael Hills/12

    DUTCH GOLD (USA) Sheikh Marwan Al Maktoum Clive Brittain/Philip Robinson/18

    FRANKLINS GARDENS Maggie Barwell Mark Tompkins/Ted Durcan/19

    GRAIKOS Godolphin Saeed bin Suroor/ Frankie Dettori/13

    KRIS KIN (USA) Saeed Suhail Sir Michael Stoute/Kieren Fallon/4

    LET ME TRY AGAIN (IRE) Terry Mills Terry Mills/Darryll Holland/1

    LUNDY'S LANE (IRE) Saeed Manana Clive Brittain/Brett Doyle/17

    MAGISTRETTI (USA) Michael Tabor Neville Callaghan/Kevin Darley/7

    NORSE DANCER (IRE) Jeff Smith David Elsworth/Richard Quinn/14

    PRINCE NUREYEV (IRE) Bertie Gooding Rod Millman/Steve Drowne/11

    REFUSE TO BEND (IRE) Moyglare Stud Farms Ltd Dermot Weld IRE/Pat Smullen/6

    SHIELD Hesmonds Stud Gerard Butler/Eddie Ahern/10

    STRENGTH 'N HONOUR Annie Cyzer Charles Cyzer/Richard Hughes/15

    SUMMERLAND (IRE) Robert Sangster John Gosden/Jimmy Fortune/5

    THE GREAT GATSBY (IRE) Sue Magnier Aidan O'Brien IRE/Pat Eddery/16

    UNIGOLD (USA) Abdulla BuHaleeba Ed Dunlop/Seb Sanders/3










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite