masdehipodromos.com
lunes 18 noviembre 2019



Gran Bretaña - 16/10/04
NEWMARKET: CHAMPION ST.
Godolphin se lanza a tumba abierta para lograr su primer Champion

THE RED LINE (P) GODOLPHIN OUT FOR CHAMPION FIRST

Por CFGD

Llegamos por fin a la quinta carrera del programa cuando aún no se hayan extinguido los ecos del “Ces” que la precede, llegamos a la edición número 127 del G1 Emirates Airline Champion Stakes, prueba abierta a los tres años en adelante, que se corre sobre 2000 metros en línea recta, está dotada con £370800 y va a contar –salvo retiradas de última hora- con once partants.

  • Comenzando por lo de las retiradas de última hora, expresión con la que queremos referirnos en concreto a las que tendrían por causa el estado de la pista. Sabido es que el terreno blando –y aún menos, pesado- no es plato de gusto ni para REFUSE TO BEND ni para DOYEN y que resulta prácticamente invalidante para AZAMOUR (al menos es lo que aseguran sus responsables porque, que sepamos, no lo ha probado en público). Conocida la línea de conducta que van a seguir los Godolphin -y que expresaban ayer por la tarde- de no retirar a ninguno de sus pupilos (en consonancia con su proceder de ayer con varios dos años que se veía no soportaban ese tipo de superficie), creemos más que probable que J. Oxx retire a su pupilo, que contaría con una primera probabilidad en circunstancias normales pero que es muy vulnerable en las que encontrará esta tarde en Newmarket, en el caso de que sea de la partida.

  • Una de las pocas carreras de primer nivel de Inglaterra que aún no figuran en el palmarés de Godolphin es precisamente el Champion Stakes. Es de agradecer el espíritu deportivo que acompaña a los Azules y que les hace grandes tanto en la victoria como en la derrota, en un alarde de fair play a imitar. Con ocasión de este Champion, no se paran en barras: sacan a dos de los efectivos que mejor han corrido en el año, arriesgándoles en una pista poco favorable y frente a enemigos de cuidado y, para que la carrera se corra genuinamente, aún se sacuden veinticuatro mil palomas del zurrón matriculando a NAHEEF, uno de los muchos pacemakers que pueblan sus establos. Son valientes y aún atrevidos, proporcionando al aficionado, al menos la posibilidad de que el espectáculo sea inolvidable. Y si para ello han de poner en juego la reputación de –probablemente- la estrella más rutilante de su cuadra –DOYEN-, pues se pone. Claro que podrán decirme que así ya se puede y ese etcétera cargado de lugares comunes que se le ocurre a cualquiera, pero la respuesta no puede ser más evidente: otros pueden igualmente y no lo hacen; otros ganan y se exaltan y pavonean excesivamente; otros pierden y profieren insultos, injurias y otras lindezas. Los Azules, no. Por encima de cualquier cosa sienten un infinito amor al caballo, intrínseco en la gente de su raza, un respeto encomiable hacia el aficionado y una solidaridad y apoyo -que hacen efectivo- hacia los profesionales menos favorecidos, a quiénes colocan los primeros en importancia, en cuanto a la incidencia de su labor en el quehacer de cada caballo. Todas esas razones deberían bastar para que cualquier aficionado vea con simpatía las victorias de esos colores Azul Real.

  • El quid de la cuestión no está en este caso alejado de la fe, de esa fe que –dizque- mueve montañas, si hacemos referencia a cuál puede ser el comportamiento de DOYEN en esta carrera, dónde la distancia es corta, el terreno no le gusta y en la que llevará blinkers por vez primera, un conjunto de factores negativos que cae como una losa sobre su inexplicable e inexplicada última salida, el Champion IRE, en la que no era ni sombra de aquel campeón que maravillaba en la milla y media de Ascot, dos veces seguidas. Lo cierto es que ni sus responsables saben –o si lo saben, lo callan cual tumbas- qué pudo pasar al hijo de Saddler´s Wells aquella tarde de septiembre en Leopardstown. Habría que hacer abstracción de aquella carrera para contemplar su probabilidad aquí, pero el recuerdo de su galope inexistente entonces extiende un velo de duda sobre el ánimo de cualquiera. Es ahí dónde debe comparecer la fe antes aludida: pongamos en nuestra retina la recta final del King George, acordémonos de Doña Alejandra de Rojas –que todo ayuda- y olvidemos por un momento que existe Leopardstown: DOYEN puede proporcionar el primer Champion a Godolphin.

  • Dicho todo lo anterior, mezcla de desideratum y de probabilidad, la oposición no va a quedarse con los brazos cruzados. Si descartamos a AZAMOUR –al menos para la victoria- por las razones ya expuestas, son LUCKY STORY y MISTER MONET los dos que parecen contar con más serias posibilidades de victoria. El primero –que correrá con los colores del Gainsborough Stud como consecuencia de cierta historia turbia que les contaremos en otra ocasión, cuando esté debidamente contrastada-, cuenta con una chance innegable, sobre todo tras la performance que realizaba en el G1 Queen Elizabeth II Stakes. Dudamos, sin embargo, no por el aumento de distancia que creemos asumirá perfectamente, sino porque se desenvuelve mejor en una pista más seca: le gusta un poco húmeda, pero no el barrizal que puede encontrar esta tarde en Newmarket. Pero lo que va en perjuicio de unos favorece a otros y ese es el caso de MISTER MONET, ese meteoro que aún no ha concluido su relampagueante ascenso y al que le gusta el barro más que a un cachorro de Labrador Retriever. Cierto que representa otro salto de categoría para este hijo de Peintre Célèbre, pero no es menos cierto que no ha llegado aún al listón que limite su valor, un valor que sigue mostrando a su derecha el signo +. Es más que posible que ponga a todos de acuerdo.

  • Luego, están CHORIST –poco amante de este terreno y a la que resultará complicado hacer su carrera en punta-, REFUSE TO BEND –que ha ganado en bueno a blando pero que no es entusiasta del pesado-, HAAFHD –con el terreno favorable pero dudosa stamina-, MINGUN –gran pedigree pero poco papel- y la pareja de siempre: NORSE DANCER y SALSELON, un par de desequilibrados, cada uno en su estilo, de los que no se puede esperar más que disgustos. Será el decimocuarto intento del primero por ganar un G1 -que no será la falta de constancia la que lo impida- y confesamos sin rubor que, pese a su indecente última performance, no nos sentimos con la seguridad necesaria como para relegarle al más oscuro ostracismo. Pero aún más grave es lo de SALSELON: con los antecedentes inmediatos por todos conocidos –veáse el desarrollo del Joel Stakes-, lo único que tendría que rascar aquí es el reblandecido césped del Cuartel general del Turf. Pero viene a nuestra retina el final del G1 Lockinge Stakes de este año en el que pudimos asistir a lo que no era una ilusión, sino un hecho real perfectamente tangible: este italiano era capaz de dejar parada a una yegua como Russian Rhythm y eso, no hay muchos que puedan permitírselo. Añadamos que nunca ha ganado en esta distancia y que cuenta con actuaciones en barro muy destacadas. Suponemos que el dividendo que ofrezcan por él será escandaloso.

    Nuestro pronóstico: DOYEN- MISTER MONET

    D

    Carrera/Race

    G

    Hipódromo/Racecourse

    P/C

    Dist./S

    16-10

    Champion

    1

    Newmarket

    H.E: 16,25 - 5ª

    GB

    2000T

    LO MEJOR DEL MUNDO: Crónicas PREVIAS de ESTA semana (PREVIEWS this week)












  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite