masdehipodromos.com
martes 27 octubre 2020



Gran Bretaña - 06/07/07
REFLEXIONES ENTRE EPSOM Y ASCOT


GRUPOS 1 EN EPSOM.- DERBY, OAKS, CORONATION CUP

UN GRAN EJEMPLAR

César Augusto Guedeja- Marrón de Onis

La temporada de primavera en Gran Bretaña, superado el inicial juicio de Dios de las guineas de Cockney Rebel (Val Royal) y de la excelente Finsceal Beo (Mr. Greely), alcanza su culmen en dos hitos de tradición y calidad, a saber, los meetings de Oaks, Derby y Coronation Cup en el primer caso y el Royal en el segundo, con el St. James Palace St., Queen Anne St., Prince of Wales St., Coronation St. y Golden Jubilee St. con el añadido pintoresco de la Gold Cup, dicho sea en el sentido de que, técnicamente, el valor que aporta desde el punto de vista de la selección con vistas al futuro reproductor de sus laureados es casi nulo.

  • El Derby de 2007 no presentaba un carácter abierto. Antes bien, había un favoritísimo hijo de Montjeu, de nombre Authorized que, desaparecido en combate el top de la generación, Teófilo (Galileo), victima de una lesión que se mantiene en el más oscuro de los misterios, pagaba alrededor de 1 a 1. Sus salidas, incluido el grupo 1 Racing Post Trophy, fueron victorias de gran mérito y distinto estilo, excepción hecha del prudente debut que se le dio. La última victoria la obtuvo en la preparatoria de York, el Dante St, “au petit galop”. Y, sin embargo, se presentaban en la salida algunos elementos de relumbrón, con buenos orígenes y con aspiraciones a una colocación cuando menos, si no se producía el fallo del favorito. Allí estaban nada menos que con un ejército de 8 (no hay error, ocho) elementos bajo preparación de Aidan O’Brien, llamados Acapulco, Admiral of the Fleet, Antón Chekhov, Archipenko, Eagle Mountain, Mahler, Soldier of Fortune y Yellowstone, lo que dio lugar a que conspicuos críticos arreciaran su lanzamiento de dardos sobre el veleidoso entrenador irlandés que, como no me canso de repetir, solo tiene en común con el gran Vincent O’Brien la coincidencia del apellido sin perjuicio de que sea bastante mejor que lo que sus detractores pretenden. Completaban el panorama con respetables chances Aqaleem (Sinndar), Salford Mill (Peintre Celèbre), Lucarno (Dynaformer), Regime (Golan) y, en fín, los absolutamente outsiders Eastern Anthem (Godolphin hasta renunció a que a este pupilo suyo lo montase Dettori y más tarde fue forfait ), Kid Mambo, Leander, Petara Bay y Strategic Prince.

  • La carrera no fue tal para Authorized. Tal dominio mostró. Dettori, que no había ganado nunca la prueba, sabedor de su superioridad, quiso hurtarse a todo problema y llevó al potro lejos de problemas de tráfico, perdiendo terreno a sabiendas, antes y durante Tattenham Corner. Escorado hacia fuera en la recta final, con una asombrosa facilidad dejó en el sitio a sus rivales, sin despeinarse, que diría un castizo, con la lengua al viento, hasta que, absurda y gratuitamente, el italiano le largó cuatro palos insultantes para la jerarquía del potro cuando ya estaba destacado en cabeza y con la victoria hecha. Producto de los nervios del jinete, seguramente, pero no por eso menos censurables. Habría que haber oído y leído las invectivas que un Soumillon, por ejemplo, se hubiera visto obligado a soportar si hubiera actuado del modo descrito. Muy batidos llegaron después el ganador del Hocquart, Eagle Mountain (Rock of Gibraltar), a seis o siete cuerpos, Antón Chekhov (Montjeu), Lucarno y Soldier of Fortune . Salford Mill, sexto, hizo una carrera meritoria pero de gran esfuerzo, que le costará olvidar y superar.

  • El hijo de Montjeu (casi con certeza el mejor semental existente para distancias clásicas), hizo una verdadera exhibición. Queda por conocer su techo real porque se pone en duda la calidad del campo del Derby y por un dato externo a su clase pura: la desconfianza fundada que algunos albergamos, por antecedentes, que no por capricho, hacia su entrenador, Peter Chappel-Hyam. Por otra parte, juguemos al cuento de la lechera y especulemos sobre su vida de carreras. De momento, parece haberse tomado una decisión no muy ortodoxa, hasta inexcusable para un purista aunque se aduzcan razones comerciales (por ello, espurias), impuestas por su nuevo propietario, Godolphin, destinándole a correr el Eclipse St. en Sandown Park el 7 de julio, rehuyendo así Irish Derby con objeto de demostrar, supongo, que es capaz de ganar en grupo 1 en 2.000 metros, dando así más valor a su futuro como reproductor. Espero que se atrevan a correrle en el King George VI and Queen Elisabeth II St del 28 de julio, carrera grande que se está convirtiendo en el coco de los gallitos de cada generación. Y creo que tendría una oportunidad pintiparada por calidad y porque los viejos presentan diferentes debilidades. Del Arco ya, para disputar después “del de Ascot”, como en el chiste, ni hablamos. El difícil doblete, vamos. Y, Dios no lo permita, lo mismo se les ocurre llevarlo a la Breeder’s.

  • Authorized, dijimos ya, es hijo de Montjeu. Pero el otro 50 por ciento del pedigree ofrece el equilibrio preciso a través de Saumarez (Arco de Triunfo) y nada menos que la línea de Green Valley, yegua francesa hija de Val de Loir.

  • Godolphin ha permitido, o así se pactaría, que el caballo siga corriendo bajo los colores de su anterior propiedad: Saleh Al Homaizi e Imad Al Sagar. Siempre he sentido respeto por el consorcio de los Emiratos, de modo que ahora no me queda más que esperar de su deportividad indudable (ejemplo es el permitir a Dettori que se subiera en Authorized teniendo un caballo inscrito en el Derby) que la programación de las apariciones del Derby-winner sea clásica, progresiva y lógica rechazando tentaciones crematísticas que no son sino una contradicción en el caso de la Política que han seguido siempre. Y en ello incluyo su permanencia en entrenamiento a 4 años. Ya dije que no procede ir a Sandown. Por supuesto, aunque gane, que para eso y más está autorizado por la Naturaleza y por la buena mano de Marengo Investments, Knighton House y del jockey Mick Kinane, sus criadores. Que consiguieron un elegante potro, parecido al padre, dotado de poderes físicos más que suficientes, destilando elegancia y clase y que, además, es capaz de galopar con una flexibilidad y desenvoltura que le hacen parecer invulnerable.

    PURA NIARCHOS, PURA CLASE

    ¿Oaks muy normal, como algunos aventuran? Puede que algo de cierto haya en conjunto porque no dio impresión de concitar la presencia de grandes hembras en comparación con otras generaciones. Pero en particular la ganadora, Light Shift (Kingmambo), de los Niarchos, me gustó mucho. “Pitiminí”, si se me permite, de modelo enjuto, más bien ligera, estilosa y de clase, triunfó exhibiendo virtudes muy estimables, entre las que se halla una seca punta de velocidad del nivel de los grandes, que habrá de confirmar en futuras competencias. Quizá se la conduzca con mimo a la vista de sus limitaciones físicas pero eso a mí me parece que no le va a impedir reeditar éxitos si huye del enfrentamiento inmediato con los machos y si no se le rebelan alguna de las batidas en Epsom. Lo que me hace reflexionar sobre esa manía que muchos tienen sobre el tamaño grande y la potencia de los ejemplares en general, como algo deseable y ventajoso, cuando la Historia demuestra, aparte del proverbio británico de origen, según el cual los buenos caballos pueden serlo cualquiera que sea su tamaño, que entre los MEJORES que se han conocido en los últimos 40 o 50 años, la mayoría eran “pitiminís”: Dancing Brave y Peintre Celèbre bastarían como ejemplo sin remontarnos a Mill Reef. o a Sharpo. O al mismísimo Hyperion en tiempos más antiguos. Si mencionásemos yeguas de ese tipo no tendríamos espacio.

  • El papel en el Oaks lo representaba Passage of Time, de Abdullah, laureada en el Criterium de St. Cloud, batiendo a Soldier of Fortune, Dalvina, avalada por sus dos carreras imbatida y por su frescura, y menos estimadas por los apostantes, Measured Tempo, Four Sins, Simply Perfect y All My Loving. Estaban todas las ganadoras de los distintos “trials” y Light Shift no era ninguna sorpresa (6 a 1) en virtud de su brillante victoria en el Cheshire Oaks. La carrera tuvo un desarrollo normal , conducido valientemente el paquete por Soumillon con All My Loving (Sadler’s Wells), lo que tal vez le proporcionó un valioso tercer puesto en la meta, con Light Shift en puestos incómodos hasta la dura curva de la fama, si bien tapada sabiamente merced a la mesura de un buen Ted Durcan, hasta que aplicó la aceleración que otorga los triunfos para, en las cercanías de la meta, responder a los requerimientos de su jockey ante el muy serio ataque de Peeping Fawn (Danehill, tercera de las guineas irlandesas), venida del infierno como una posesa, claro, bien llevada por Dwyer, y poniendo en alguna dificultad a la de Niarchos hasta que esta sentenció: “Gano yo”. Por tres cuartos de cuerpo. Buena cuarta fue Four Sins (Sinndar)

  • El origen de Light Shift quita el hipo: Kingmambo que, como la española cuando besa, si “se decide” da elementos de excelente calidad, y una hija de Shirley Heights, explicación obvia de su aliento para los 2.400 metros de la montaña rusa de Epsom aderezada por una línea femenina en la que aparece como segunda madre Northern Trick, una hija de Northern Dancer, propiedad de Niarchos. El pedigree grita un inbred 4x3 en el crack canadiense. Es la primera vez que la familia griega gana la carrera.

  • Apuntemos, finalmente, que Pasagge of Time corrió demasiado mal para que se la descarte radicalmente cara al futuro inmediato. Y también que la jerarquía establecida en la tablilla no la veo inamovible.

    OTRO MONTJEU EN LA CORONATION CUP

    No fue muy brillante ni tuvo mucho que analizar la Coronation Cup de 2007. Scorpion (Montjeu y Ardmelody por Law Society), lejos del favoritismo en apuestas y bastante inquieto en los prolegómenos, se hizo con la prueba y puede decirse que no tuvo que esforzarse en exceso. Tercero hasta Tattenham Corner, donde se sitúa segundo, al poco de entrar en la recta de la verdad se fue por el conductor Septimus (Sadler’s Wells) doblegando su resistencia y proporcionando la gemela ganadora al preparador O’Brien ya que este rechazó el decente final de Maraahel (Alzao ). Nuevo fracaso de Sixties Icon, muy apoyado en apuestas, y de Sir Percy , del que veo difícil rehacer su carrera , máxime si, como después en Ascot, se le lleva en cabeza , sobre distancia menor, como se hizo en el Prince of Wales’s St que luego comentaremos. No hay excusas. Maraahel batió en Royal Ascot, en el Hardwicke St, grupo 2, a Scorpion con alguna superioridad pero con terreno más blando que en Epsom.

    GRUPOS 1 EN ROYAL ASCOT.

    Introduzcámonos rápidamente en el ambiente de Royal Ascot, menos populista que el de Epsom pero también muy concurrido por los británicos de todo pelaje y sexo que allí se congregan cada año, de etiqueta, alta costura o baja estofa, para pasar un día de carreras (actividad que les gusta de verdad a los británicos) aderezada con las, para su escuela de pensamiento, imprescindibles y cuantiosas ingestiones de alcohol. No sé cuál es la causa de una disminución, nada alarmante pero sí registrable, del número de asistentes a todo el meeting. En número escaso, espectaculares mujeres amenizan los descansos de la vista de otras bellezas animales de especie distinta, y no me estoy refiriendo a los varones, en medio de un ambiente festivo que da un toque de alegría no tan fácilmente apreciable en otros eventos del Reino Unido o, al menos, no con tanta nitidez. La cosa no es para menos. El frío suele brillar por su ausencia, los chaparrones primaverales aportan base para el sentido del humor propio del lugar y, claro, aparte el engalanamiento que da un aire especial a cada día de carreras, compiten gran parte de los mejores pura sangre del momento Añádase el nuevo diseño del hipódromo y está servido el disfrute estético y el crematístico si, como es casi obligado, se efectúan juiciosas inversiones. Conozco a algún experto que sumó a sus éxitos pronosticadores un plus de triunfos en otros terrenos no menos apreciables.

    MILLAS DE ORO

    Por seguir un orden adecuado, he de saltar el cronológico para ocuparme de las dos millas con curva para 3 años, separadas por sexos: el St. James’s Palace St y el Coronation St. Ambas se presentaban como especialmente sabrosas. Apasionantes sobre el papel. En la primera, el favorito era Cockney Rebel (Val Royal), laureado de las guineas auténticas y también de las irlandesas. Otros que contaban eran Dutch Art (Medicean), tercero de las guineas, Excellent Art ( Pivotal), desafortunado en la Poule francesa, y el ganador de la misma, Astronomer Royal (Danzig). El campo lo completaban Duke of Marmalade, Creachadoir, He’s a Decoy y Jack Junior.

  • La disputa final resultó espectacular porque había mucha calidad en pista. Desplegados a doscientos metros del poste en abanico, daban todo de sí Cockney Rebel, Astronomer Royal y Dutch Art cuando, regateando, bajo la fé inconmovible de Spencer, aparece la punta de velocidad de Excellent Art para batirles en pocos trancos, después de una carrera de obstáculos hasta helar la sangre de sus partidarios, arribando con la ventaja de un cuello sobre Duke of Marmalade, venido de más atrás con aires de dominio, y con Astronomer Royal a poco más de un cuerpo, aventajando a su vez por una cabeza a Dutch Art, a mi juicio fuera de distancia. Bonita carrera que augura futuras batallas de interés máximo, alguna de las cuales se dilucidará en Deauville, a la espera del otoño del Moulin y del Queen Elisabeth. Ha de resaltarse el coraje de Cockney Rebel, luchando a tope con una lesión que puede consistir, según pude saber, en fractura/s de pelvis. No cabe, pues, atribuir su derrota a la campaña de las guineas auténticas y de las irlandesas pero, especulando, estoy casi seguro de que no habría batido al hijo de Pivotal y Obsessive por Seeking the Gold, perteneciente al clan Tabor-Magnier-Smith-Green, y entrenado por O’Brien.

  • La milla para hembras no despertaba menos pasión para el que sabe algo de esto. Finsceal Beo, una bendita potra de gran clase, laureada a dos años del Marcel Boussac y del Rockfel St, confirmó a tres años ganando las guineas de Newmarket y las irlandesas, perdiendo sin embargo la Poule de Longchamp a cascos de Darjina (Zamindar), bajo una inspirada monta de Soumillon, y por corta cabeza. La de la Princesa Zhara Aga Khan era también de la partida, con la valentía exigible a una cuadra como la suya, presentando la Prensa el enfrentamiento como una venganza posible de la irlandesa. Sin embargo, en alto nivel de competición, una mínima variación sobre lo previsto, léase en este caso del estado del terreno, determina resultados que no deben sorprender sino a los ignorantes. No es que el cambio fuera tremendo (de bueno a duro a bueno a blando) pero sí fue suficiente para que una excelente Indian Ink (Indian Ridge ), preparada por Hannon y montada por Hughes se llevase el trofeo y la gloria con una aceleración portentosa que dejó las perspectivas de Finsceal Beo y de Darjina en la blanca palidez, como en la canción. A media recta, después de haber cerrado el paquete y solo ser situada en posición en la curva (Ascot tiene un trazado que requiere ir exigiendo ya en la variante última), presentó por fuera su ataque al tiempo que la imbatida alemana Mi Emma (Silvano), que Finsceal Beo, conducida en espera contra su costumbre y lejos de la punta, y que Darjina, dejándolas literalmente en el lugar, como estatuas de sal, alcanzando una ventaja galáctica de 6 cuerpos. No creo que verdaderamente haya sido solo el estado del terreno el que le ha otorgado tal ventaja. Pero, como sus responsables sigan la tendencia actual de rehuir las batallas de riesgo, mucho me temo que solo la volveremos a ver sobre terreno favorable a sus intereses. En mi opinión, la carrera de Finsceal Beo (Mr Greely) tiene una fácil explicación, que parece una simpleza y que tal vez lo sea , pero que no se sigue sensatamente por los que tienen las decisiones en sus manos: hay que correr cuando se debe, en buen estado, y NO SIEMPRE. La alazana disputó, antes del Coronation St., tres carreras en menos de un mes (de grupo 1 todas) con dos victorias y un segundo. Está claro. Si quería disputar la milla de Ascot debió pasar de las guineas irlandesas. Y, si no, había que dejarla en el box. No es posible saber quién es realmente responsable pero el que aparentemente figura como tal es el entrenador, J. Bolger, un estupendo profesional, sí, pero con tendencia al exceso de comparecencias de sus pupilos.

  • Detrás de Indian Ink llegaron a la meta, luchando con fiereza, la extraordinaria Mi Emma (a 6 cuerpos, insisto), por delante de Darjina (a una cabeza), mostrando su gran nivel y dorado futuro, con Arch Swing (Arch) un cuerpo más atrás y la pupila de Rouget Missvinski, a medio más. Aparte ellas, participaron con dignidad y papel Cherry Hinton, Majestic Roi, Puggy, Rahiyah, decepcionando, Scarlet Runner, Silk Blossom y Yaqueen, que apuntó en la recta final pero se desinfló durante su remate.

  • La ganadora representa una rebeldía más de la línea Tourbillon, el excelso semental de Boussac, que quiere pervivir como sea frente al océano de sangre Nearco. Le auguro éxito seguro a través de las hijas de sus representantes vivos, especialmente de la estirpe de milers y, desde luego, por medio de Indian Ridge, que especialmente parece ser un buen continuador en línea masculina. La consistencia del abuelo materno, Darshaan, aporta el equilibrio y la calidad que explican la prestación de Indian Ink, cuyo nombre daba lugar a que la Prensa hablase de que había concitado los favores de Manitú en una danza de la lluvia que ablandó al dios. A lo mejor es cierto.

    PRINCIPE DE GALES: DER SCHÖNE MANDURO

    Pocas carreras de grupo 1 se han visto más revalorizadas en la última década que el Prince of Wales’s St., selectiva guerra sobre 2.000 metros que suele convocar a los mejores viejos que van paulatinamente avanzando hasta las clásicas del otoño no sin acudir a algún importante encuentro veraniego, sea en Francia o en Inglaterra. La presencia de Bosra Sham , Dubai Millenium, Fantastic Light, Grandera, Ratki, Azamour o la soberbia Ouija Board en el palmarés dan la vitola de lo que ahí se ventila, incluso para el futuro reproductor de los vencedores.

  • 2007 no ha sido un año flojo para el nivel de los aspirantes. Favoritos eran Manduro (Monsun y Mandellitch por Be My Guest), reciente ganador del Ispahan por cinco cuerpos de ventaja sobre Turtle Bowl (lo que no es ningún desdoro para el hijo de Dyhim Diamond, semental estabulado en España), Dylan Thomas (Danehill), Notnowcato (Inchinor) y Red Rocks (Galileo), sin desdeño para Sir Percy (Mark of Esteem), Kandidate (Kabool) y Pressing (Soviet Star), que completaban el panorama.

  • Sabido es por los expertos y aficionados puestos, con sitio, que André Fabre es, si no el mejor, uno de los dos mejores entrenadores del mundo. Y creo que si hubiera carreras en otros planetas, en otras galaxias o en cualquier otra dimensión de esas que solo entienden las gentes de Ciencias, lo sería también. Su mesura, su finura, su sensibilidad (feeling, si algún matiz quieren ver los anglófilos en esa palabra), su prudencia y su ojo clínico para orígenes, distancias y llevanza correcta de sus pupilos le hacen estar en un pedestal. Es el preparador del alemán Manduro, un precioso, clasudo y sólido caballo que inspira una confianza grande por sí mismo y por su entourage pues no solo Fabre es responsable. El barón Von Ullmann es su propietario, un apasionado turfman que ya ha disfrutado de excelentes elementos en su cuadra. Pasquier, otro jockey francés ya ganador de grupo en Inglaterra y concretamente en Ascot, pone el bucle a esas conexiones privilegiadas. Pero los árboles famosos no nos impiden ver el bosque, no. El transportista, como me gusta a mí repetir, es el caballo. Y llevó a Pasquier a la gloria del triunfo con una facilidad mayor de la que aparentó su breve lucha con Dylan Thomas, correctamente montado por Soumillon, escoltados por el pupilo del otro entrenador galáctico, Sir Michael Scout, el buen Notnowcato, delante de Red Rocks.

  • La cabeza la tomó decididamente a buen paso (casi se bate el record, aunque eso requiere precisiones) Sir Percy, de modo sorprendente porque no es un elemento que haya empleado esa táctica antes, que uno recuerde, ni le va a su modelo ni a su arma más notable, la punta de velocidad sostenida y fulgurante, raramente desaparecida desde el Derby que ganó. Ya en la curva se ve que no va a figurar y así, cede rápidamente al asalto de los favoritos. En no mucho terreno, por su parte, Manduro doblega a Dylan Thomas y se va a ganar en un verbo.

  • El futuro del caballo se dice que pasa por el Jacques Le Marois, milla de Deauville en agosto, dato que, de confirmarse, me deja sorprendido y pensativo. Porque bajar distancia no es bueno por mucho que el mago Fabre dosifique el camino, porque no creo que sea un miler al menos puro, y porque eso me hace pensar que no se va a presentar con posibilidades de ganar el Arco, donde quizá debería acabar por clase y pedigree. Decir esto a estas alturas de la temporada es un riesgo pero a uno eso no le arredra. Veremos lo que el tiempo depara, eso sí dejando constancia de mi admiración por el caballo, un 5 años que enamora. Hasta el punto de que, favorecido por el pelaje castaño oscuro que le adorna y por un estado de salud y perfección en la puesta a punto inigualable, es uno de los más bonitos caballos que uno ha podido ver. ¿Recuerdan los turfistas patrios a Bolshoi Cosak?. Pues más guapo aún. De esa capa, tan solo Dubai Millennium me pareció aún más hermoso. Y, por lo menos, tan guapo como Mill Reef o Blakeney. O Persian Bold o….

    LA MILLA DE LOS VIEJOS O EL CONSUELO DE GODOLPHIN

    Inexplicablemente, hace ya años que la aportación impagable de Godolphin a la evolución y nivel de las carreras de caballos en el mundo del turf de élite no se ve recompensada como sería esperable y lógico a la vista del material de cría con el que opera. Cada año de los últimos se ve obligado el consorcio de los Emiratos a adquirir algunos refuerzos notables con los que poder competir en las grandes citas. Hecho este que demuestra un déficit de calidad en su cría que ha de ser frustrante para los aficionadísimos partícipes de los colores azul real. Muchas son las razones pero no podemos detenernos en este asunto, por estar fuera de nuestra diana de hoy, máxime si tenemos que escribir sobre una victoria esperada desde hace años por la Cuadra en un grupo 1 de Royal Ascot. Aunque se haya dado con un caballo criado por otros (concretamente por SPA Siba , en Francia) , llamado Ramonti (Martino Alonso y Fosca por El Gran Señor), y comprado no ha mucho en una sustanciosa suma.

  • Junto a Ramonti se presentaron en el poste un ramillete de caballos de alto nivel. El favorito, Georges Washington (Danehill), mi querido tocayo Cesare (Machiavellian) que ganó la Royal Hunt Cup del Royal Ascot 2006 subiendo desde entonces hasta poder alinearse en grupo 1, Red Evie (Intikhab), reciente ganadora del Lockinge St de Newbury, justamente delante de Raimonti por estrecho margen y mucha leña por medio, Turtle Bowl (Dyhim. Diamond) y Jeremy (Danehill Dancer), también ganador el año pasado en prueba de inferior categoría en el meeting que nos ocupa. El resto del lote lo componían Notability y Racinger.

  • La carrera resultó durísima y tuvo un final muy emocionante. Dettori situó pronto a Ramonti en cabeza con Turtle Bowl y Notability cerca y con Georges Washington dando la tabarra a Kinane con sus caprichos, cabeza torcida y otras mañas, férreamente disciplinado por el irlandés, corriendo en conserva Jeremy y Red Evie. A media recta final se escapa de súbito Jeremy, con una excepcional aceleración que, francamente yo no le ví el año pasado (será un milagro de Stoute) mientras Georges Washington ataca sin fijeza ni mucho coraje, Turtle Bowl vacía su clase y Cesare se supera al límite de lo increíble. Pero Ramonti es exigido de nuevo respondiendo al cruel castigo de su jinete para conseguir la victoria por corta cabeza frente a Jeremy. Idéntica distancia separó al pupilo de Stoute del excelente final de Turtle Bowl y a este de Georges Washington. A tres cuartos de cuerpo atravesó el poste Cesare. En suma, cinco caballos en un cuerpo. Se anotó el record de la pista en los 1.600 línea recta y Dettori fue puesto a pie por 14 días a causa de los VEINTICINCO fustazos que propinó a su montura. Y que no venga con camelos sobre el tamaño y peso de su látigo. Parca me parece la sanción pues honradamente creo que no se revelan eficaces las medidas contra el abuso del castigo en Gran Bretaña. Y tampoco se logra la limpieza de la competición en casos no infrecuentes. Que las carreras se disputen con gran ardor está muy bien, si se mantiene en los límites reglamentarios pero es inadmisible cuando se convierte en una pelea tipo Oeste americano indio-vaquero, en partido violento de polo o en grave riesgo para los implicados. Y esto, con todos mis respetos (que son muchos) para el turf “british style”, el inventor del tinglado de la antigua farsa, no es de recibo porque o se ignora o se sanciona con levedad. De distanciar, como en el chiste, ni hablamos.

  • Ramonti acabó con una sequía prolongada de Godolphin pero, sin ánimo aguafiestas, no era el mejor caballo de la carrera. En mi opinión, como poco, es superior la calidad del Tabor Georges Washington, un loco al que sus veleidades le impiden rendir debidamente en el retorno de su fracasado paso a la yeguada.

    FRUSTRACION POPULAR EN LA COPA DE ORO

    La presencia de Sergeant Cecil (King’s Signet), un handicapper duro como el pedernal ( 47 carreras, 10 victorias, entre ellas el Cadran, 20 colocaciones y más de 800.000 libras en ganancias), en la línea de salida de la Gold Cup enardeció no sé si el nacionalismo o la propia simpatía que los británicos tienen por el alazán ya talludito, pues 8 años le contemplan, gracias a su buen rendimiento y a algo que he escrito cada vez que he analizado algo sobre el turf, español o extranjero, a saber, su capacidad de aceleración continuada, insólita en un fondista. Eso es verdad pero la objetividad obligaba , pre-carrera, a vislumbrar la muy posible victoria de lo que antes se llamaba el “papel: un Magnier& Nigel llamado Yeats (Sadler’s Wells y Lydonville por Top Ville, casi idéntico cruce que el del gran Montjeu) que ya contaba en su historial con una victoria en la prueba un año atrás y, lo que cuenta más, en la Coronation Cup, habiendo participado en el Gran Premio de St. Cloud, el Irish St. Leger y trotado mundos de Canadá a Australia. No había más candidatos teóricos que ellos dos. Si acaso Geordieland (Johan Quartz), la francesa Montare (Montjeu), el casi acabado Cherry Mix (Linamix) y, tal vez, Rising Cross (Cape Cross). Con casi nula probabilidad, corrieron también Lord du Sud, Le Miracle, Baddam, Bulwark, Finalmente, Tungsen Strike, The Last Drop y Allegretto.

  • Poco hay que contar. La carrera de espera del Sargento no tuvo recompensa, quizá anuladas sus habilidades por el terreno, que tiraba a blando, clasificándose último en medio de la desolación de sus fans, mientras Yeats y Kinane cubrían un trámite, un paseo bien compensado, olvidando la lucha por las colocaciones que mantuvieron un buen Le Miracle (Monsun) con Boeuf y Gordieland, que alcanzó el segundo puesto, por delante de Finalmente y de Montare.

  • Nada nuevo tengo que añadir respecto a mis opiniones ya inveteradas. Las pruebas de fondo son un remedo de carrera y solo la tradición y el peso británico en el concierto internacional justifican la categorización como grupo 1 de estas carreras cuya selectividad, de cara a la cría, está próxima al valor cero. Aunque Yeats pueda escapar a la regla porque es un elemento ganador de grupo 1 en Epsom y sobre 2.400 metros y presenta un pedigree muy apto. No puedo, a pesar de ello, creer en él más que lo poco que creí en, pongamos por caso, Kaeyf Tara que, en opinión del conspicuo experto Carlos Reyero, era un lujo para el fondo y así mismo tenía un pedigree de ensueño.

    LOS AUSTRALIANOS Y EL SPRINT

    Terminemos con algo más burbujeante: los benditos velocistas. Esos que representan con su acción la esencia del pura sangre, lo que le distingue de otros équidos. Pues bien, en los últimos tiempos, las carreras de 1000 a 1300 metros, siendo generosos con el Maurice de Gheest, disputado sobre esta última distancia, han dado días de disfrute aún reconociendo que estamos ayunos de sprinters del fuste de Annaba, Habibti, Sharpo, Lochsong etc etc. Pero, incluso entrebatiéndose, las carreras son auténticas, a cara de perro y exigentes de una máxima especialización ….y listeza. Cualquier pequeño contratiempo arruina en un verbo la chance, cualquier error de monta o la mala suerte en el cajón de salida o en los choques de ese lance, aventa las ilusiones de muchos.

  • Pero todavía hay más. Los australianos (y, acuérdense, los neozelandeses y sudafricanos no tardarán en hacer turismo por Europa) vienen ya a Ascot con la etiqueta de favoritos sin discusión razonable. Me cuentan que en Royal Ascot 2007 se podía uno jugar algunos machacantes a que los australianos (esencialmente, Miss Andretti, Takeover Target y Bentley Biscuit) conseguían o no hacer doblete entre el King’s Stand St, grupo 2, y el Goleen Jubilee, grupo uno, que se dilucidan respectivamente el martes y el sábado, cercanía que no asusta para nada a los preparadores de los velocistas de calidad. Que parecen entrenarse en lugar de competir, si no fuera por la enorme ración de estopa que los jockeys les infligen.

  • Miss Andretti (Ihtiram) había ganado la primera de las dos batallas citadas y era unánime favorita (13 a 8) del Golden Jubilee St, donde no comparecía Bentley Biscuit (Peintre Celèbre, agárrense) a pesar de ser los 1.200 metros del grupo 1 más de su gusto que los 1.000 del grupo 2, al contrario que Miss Andretti, especialista consumada de los 5 furlongs. Tímidamente se oponía a la australiana la candidatura de Takeover Target (Celtic Swing, sigan agarrándose), Amadeus Wolf (Mozart, y esto sí es normal), Al Qasi (Elnadim) y Asset (Marju). Los demás, hasta cubrir un campo de 22 competidores, eran objeto de apuestas especulativas, sin mucha fé, de los “punters”, que son muchedumbre en las Islas.

  • Merece la pena señalar que la entrenadora del hijo de Peintre Celèbre tomó la opción de no correr porque, no habiendo galopado en su ser en el King’s Stand, si bien su distancia eran los 1.200, y el caballo estaba bien (no olvidemos que este angelito, nieto por línea materna de Last Tycoon, ha ganado casi 600.000 libras y tiene batido a Takeover Target, por ejemplo) su estado NO era perfecto, por lo que era preferible esperar a la July Cup. Eso es sensatez. Seguiremos con interés esa prueba de élite.

  • Pues bien, la carrera, conducida pronto por otro australiano, Magnus, al que superó esforzadamente Takeover Target, castrado del mismo origen geográfico, con Miss Andretti en el centro del pelotón. Cuando parecía que la hija de Celtic Swing se llevaba el pastel a su mesa, se registró el excelso final de Soldier’s Tale (Stravinsky), a unos 20 a 1 de salida, de la preparación de Noseda y con Murtagh en la silla, que rebasa a su rival por una cabeza, delante de Asset, también brillantísimo, a medio cuerpo, llegando luego Red Clu






  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite