masdehipodromos.com
miércoles 2 diciembre 2020



UAE - 30/01/08
CARNAVAL DE DUBAI- Segunda jornada
ASIATIC BOY y LINNGARI brillan en su reaparición

Por CFGD

Pese a que la primera Dubai World Cup –la carrera mejor dotada del mundo- tenía lugar en 1996, el Carnaval Internacional de Carreras de Dubai –en tanto que meeting continuado en un lapso de tiempo, con un programa determinado y coherente- no iniciaba su andadura hasta el año 2004. Si bien en un principio las carreras de Dubai eran consideradas por los tradicionalistas como una vulgaridad arrivista y por los puristas como un divertimento de los archimillonarios árabes con escaso interés y valor dudoso en lo deportivo, los hechos han dado la vuelta a tales apreciaciones y convertido el Carnaval en un acontecimiento de enorme relevancia internacional. Y más internacional, imposible ya que, en este año, podemos encontrar caballos de seis continentes, procedentes de veintiún países –hay que aspirar a formar parte de ellos con un caballo entrenado en España-, con 104 entrenadores aceptados y la presencia de muchos de los mejores jockeys del mundo. Para los amantes y seguidores del turf europeo, la temporada de carreras ya no empieza en marzo en Francia o Inglaterra, sino en enero y en Dubai.

 Futuro hipódromo de Meydan

  • El sistema para poder ser partant en Dubai es sencillo: hay que inscribirse y ser aceptado, tras pasar el filtro de una selección basada en la calidad. Vean: en la presente edición, el 37% de los caballos aceptados están valorados por encima del 105 y, entre ellos, 43 fueron ganadores de Grupo el pasado año, 19 de los cuales, de Grupo 1. El programa de 2008 ofrece indudables atractivos: 17 carreras de Grupo (entre las cuales un completo programa clásico para el dirt), siete Listed y un buen número de muy competitivos hándicaps lujosamente dotados. Las facilidades para acceder a lugar tan lejano también resultan de interés: pasajes gratuitos para los responsables de los caballos, centro de entrenamiento con todo lo deseable, comodidades a cualquier nivel.

  • Claro que el artífice de tanto progreso no es otro que el actual primer mandatario de Dubai, HH Sheikh Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, un amante –como buen árabe- hasta la locura del caballo en general, que quedaría prendido por la belleza del purasangre inglés cuando realizaba sus estudios en Inglaterra, allá por los 70. Hombre sin duda extremamente inteligente, sabedor de que los recursos del petróleo eran finitos, se convertiría en el factotum principal de que su pequeño país –un diminuto enclave de pescadores nómadas no hace tanto- sea ahora centro mundial de negocios, finanzas, deportes y actividades sociales impensables en otro tiempo. Filántropo desinteresado frente a los más débiles, exigente y muy generoso con los que trabajan para él, es además –y no es poco- responsable directo del resurgimiento del turf inglés, sacándole del marasmo de penuria y apatía en que estaba sumido a mitad de los ochenta. Unidos su interés por los caballos y el amor a su tierra, creaba la Dubai World Cup como prueba mejor dotada del Orbe y, poco a poco, iba añadiendo incentivos para que los foráneos compitieran en su país hasta llegar a esta quinta edición del Carnaval que se extiende cada jueves del 17 de enero al 29 de marzo -fecha en que se corre la reunión más rica del mundo-, con una dotación total de US$ 31 millones.

  • Es axioma del Jeque que si has de hacer una cosa, has de hacerla bien y, no sólo bien, sino a gran escala. Tal principio, aplicado al otrora modesto hipódromo de Nad-Al-Sheba, daría lugar a un enclave que, en pleno desierto, se convertiría en un verde oasis gracias al riego derivado de la desalinización, mejorando sus tribunas y ofreciendo al visitante unas condiciones de estabulación y de entrenamiento no superadas en el resto del mundo. Pero si se busca la excelencia, todo lo antedicho queda periclitado por el nuevo proyecto “Meydan”, palabra que describe “un lugar de reunión en el que la gente llega para hablar, discutir y triunfar. Un entorno que anima a la competición y a la cooperación para vivir en armonía. Un habitat creado para promover la excelencia y la deportividad en el deporte, el comercio y la vida: un lugar como ningún otro”. Esta es la definición de lo que será –en 2009- el nuevo hipódromo Meydan, un complejo único en el mundo que reunirá –entre otras cosas- pistas de dirt y turf, tribunas con capacidad para 60.000 personas, un hotel de cinco estrellas (pero de cinco estrellas árabes, que no es igual), diez restaurantes, suites y boxes privados, la nueva sede de la Godolphin Gallery, el Dubai Racing Club, un museo de arte turfístico, parking cubierto para 10.000 coches, un canal de cuatro kilómetros para llegar al hipódromo –si se desea- en barco, puerto recreativo…”La hospitalidad y las facilidades que ofrece la tribuna principal –dice la propaganda- van a definir de nuevo la experiencia de las carreras, brindando un lujo y un confort que no son segundos de nadie”, Alrededor de ese hipódromo de ensueño –el Jeque era preguntado por Clare Balding para la BBC el pasado Royal Ascot sobre si tal recinto sería igual al nuevo de Ascot y el dubaití respondía con una sonrisa: “quizá algo mejor”-, se creará una ciudad residencial y comercial y una ciudad de negocios con toda la clase de aditamentos que ustedes puedan imaginar. Y alguno más, porque nuestra pobre inventiva no está a la altura de estas Mil y Una Noches.

  • En la segunda jornada del DIRC era justamente Meydan el sponsor de las siete carreras programadas, destacando el único Grupo de la jornada, el G3 Al Shindagha Sprint, una prueba sobre 1200 metros en línea recta, corrida sobre dirt, con diez participantes y US$200.000 de dotación. Resaltaba la presencia de una de las estrellas de este hipódromo, el sudafricano –nacido argentino- ASIATIC BOY, un elemento especialista en dirt, imbatido en este hipódromo –incluyendo la triple corona UAE- que, por su incontestable calidad, era probado en sendos Grupos 1 en Inglaterra –Sussex y Juddmonte- dónde alcanzaría un cuarto y quinto puesto. Reaparecía aquí pues sobre una distancia inapropiada pero –digámoslo también- en un campo bastante flojo, en el que el tercer clasificado, Malayeen, contaba con un valor de 72 y dónde el que debía ser su máximo oponente –el Godolphin Diabolic- perdía su opción en la salida, al ponerse de rodillas nada más abrirse los boxes, sin –milagrosamente- caerse, pero perdiendo buena parte de su indudable chance. Con todo, hay que admirar la forma en que el de M. de Kock - montado por J. Murtagh- vencía, ya que hubo de afrontar un recorrido horrendo, debiendo sortear toda suerte de problemas de tráfico, sobre una distancia inadecuada para sus condiciones. Mostraría la velocidad precisa de inicio como para colocarse detrás de los de cabeza y allí viajaría con toda placidez al principio de la prueba. Los problemas mayores surgían cuando, en la segunda parte de la carrera, comenzaba Murtagh a moverle para presentar batalla, viéndose forzado a escorarse por dos veces hacia la izquierda buscando vía libre para expresarse. Cuando lo logró, a la tercera, a 100 metros del poste, la carrera quedaba vista para sentencia, adjudicándose la prueba por poco más de un cuerpo, distancia poco acorde con la realidad. Parece que su objetivo supremo será la Dubai World Cup, pasando antes por una de las mangas de la Maktoum Challenge. Del resto, sólo cabe hablar de un Diabolic al que su mal fario impediría una mejor performance.

  • La otra performance de relieve de la tarde-noche no era sino un hándicap, pero un hándicap de elite -1500m., US$175.000- en el que tomaba parte nada menos que un laureado de G1. Hablamos de un LINNGARI ganador ya en esta pista de Grupos 2 y 3, 2º del G1 Duty Free de 2007 y laureado de G1 en ITY, tras ser cuarto en el G1 Moulin de Longchamp. Ahora bajo las órdenes de otro sudafricano, H.Brown –en otro tiempo entrenado por Stoute y por Royer Dupré-, montado por R. Moore, el hijo de Indian Ridge se sobreponía al duro peso que portaba, acabando como un tiro sobre otro sudafricano de mérito, Divine Jury –varias victorias de Grupo en su tierra, incluido un G1-, un aspirante serio a la Dubai Duty Free que se veía algo cansado en los metros finales. Reaparecía aquí, tras una larga ausencia, el Godolphin With Interest que terminaba tercero, apuntando para compromisos posteriores sobre mayor distancia.

  • Mick de Kock, el entrenador de mayores triunfos en toda la historia de carreras en Dubai, ensillaba –aparte de ASIATIC BOY- otros dos ganadores: DRIFT ICE –que se imponía con buen estilo en el hándicap (1300, turf, US$120.000) que abría la jornada- y HONOUR DEVIL que se adjudicaba la preparatoria de las UAE 2000 Guineas –de condición, 1400m, US$30.000- de forma apabullante a un lote de mucho respeto, batiendo por cinco cuerpos al Godolphin MY INDY, un elemento a tener en cuenta para el futuro. El ganador, también argentino de nacimiento, causaba una excelente impresión, perfilándose como un hueso muy duro de roer para la clásica dubaití. Con HONOUR DEVIL doblaban también victoria J. Murtagh (jockey oficial de Ballydoyle para este año) y su propietario, un primo del Jeque dueño de ASIATIC BOY.

  • Dos primeros y dos segundos firmaba el preparador Saeed Bin Suroor: hacía la gemela BOOK OF MUSIC- Gravitas en un hándicap sobre turf y 2400 metros dotado con US$175.000 y en la última de la tarde –handicap, 2000, turf, US$120.000- gracias a AL SHEMALI –un exStoute que terminaba tercero en el Dante- y a TESLIN, ambos de Godolphin. El último doblete de la jornada era para HH Princesa Haya de Jordania, mujer del Jeque, con el citado Book of Music y PRINCE TAMINO que se adjudicaba un hándicap sobre 1300 metros en turf por distanciamiento de MARIOL.

    video del Al Shindagha

    Trayectoria del ganador

    Desplegando la barra de UAE para News, Program etc. se pueden conocer sus carreras












  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite