masdehipodromos.com
sábado 17 agosto 2019



Galeria de la fama - 08/08/01
Federico Tesio
Un sabio de los purasangres

Exhaustivo estudio realizado por Francisco de Salas para masdecaballos.com sobre el mayor sabio de purasangres que ha existido.

Tesio, el personaje y su historia

A/ Su nacimiento y su formación

  • Federico Tesio (1869/1954) nació en Turín, ciudad del Piamonte italiano.

  • Hijo único, perdió a su padre con tres años y a su madre con cinco, viviendo desde entonces con su abuela para ser educando en un reputado colegio de religiosos de Moncalieri. A los 19 años empezó a montar como jinete aficionado, al tiempo que en lo personal comenzó a interesarse por las artes en general y la química en particular y otros saberes como la astronomía. Su debut se produciría en 1891 ganando la estadística dos años después. En 1907 todavía se mantenía en activo como jinete amateur. En la I Guerra Mundial desempeñó el cargo de capitán. En 1939 contando Tesio con 70 años, es nombrado senador por el Rey de Italia.

    B/ Tesio criador

  • Tesio está considerado como el mejor criador de PSI de la historia.

  • Otros han conseguido criar grandes caballos que han acumulado para sus criadores Derbys y otras carreras sobresalientes durante prolongados períodos, pero poniendo en juego unos recursos económicos de los que Tesio nunca dispuso pues su enfoque de la cría no iba orientado hacía la comercialización; si no más bien lo concebía como un proyecto experimental, que se alimentaba con los propios resultados que conseguía. Su finalidad no estaba empañada con las motivaciones que han guiado a otros criadores: protagonismo, egolatría o placer.

  • Los éxitos que obtuvo fueron casi siempre consecuencia de cruces no considerados de moda; muy al contrario, supo ver donde otros no reparaban y siempre con un número de nacimientos por año muy reducido. Más aún, la mayoría de sus productos no nacieron en las áreas geográficas comúnmente reconocidas como apropiadas, su yeguada de Dormello a la orilla del Lago Maggiore fue adquirida en 1898 gracias la venta de las posesiones heredadas de su abuela, de allí salieron sus grandes campeones: Nearco, Donatello, Niccolo dell’Arca, Nogara, Ribot, que no tuvieron réplica después de morir Tesio, cuando la yeguada cambió de responsables. En 1932 se asocia en sindicato con el Marqués de Incisa de la Rocchetta, quién tras la muerte del Maestro sin dejar descendencia, proseguirá con la actividad.

    C/ Sus comienzos

  • Sin embargo los comienzos no fueron tan fáciles como cabría suponer; de hecho no gana carreras de importancia hasta 1909. Su primer ganador clásico no se produce hasta 1911, año en que Guido Reni gana el derby italiano. Después encadenaría éxitos constantes, que en Italia se concretan por ejemplo en situar caballos suyos en la primera posición de la tabla de mejor 2 años, durante cuatro años seguidos (1920-1924). En ese último año los 7 primeros clasificados eran caballos criados por él.

    NEARCO.

    D/ La afición de su esposa Lydia

  • Compartió con su esposa Lydia, con la que se casó en 1896, muchas de las responsabilidades de la yeguada, principalmente su administración así como la llevanza de los datos del día a día de la yeguada así como el seguimiento de los pedigrees de los caballos que irrumpían en la escena internacional, funciones en que era una reputada entendida. En tanto, Tesio se concentraba en el entrenamiento de los caballos y esta experiencia, que él juzgaba primordial para determinar los cruces más convenientes a realizar, la ponía en práctica personalmente. Su faceta de entrenador era a título privado, preparando únicamente aquellos caballos de los que era además de propietario, también criador.

    E/ El Brujo de Dormello

  • El Brujo de Dormello, apelativo que le vino por lo sobrenatural que parecían sus logros, se interesó desde muy pronto en las cuestiones que tenían que ver con el caballo de carreras y nunca cesó de profundizar en esta materia; trataba de valorar todos los descubrimientos científicos que se iban produciendo, con el propósito de extraer siempre alguna clave para las preguntas que la práctica de cría le hacía plantearse diariamente. Cribaba con el tamiz de su inteligencia, los hechos en que le llevaba a reparar su elevada capacidad de observación. Todas esas virtudes iban también acompañadas de una férrea disciplina y laboriosidad. Buena parte de esas apreciaciones están recogidas en su libro “Breeding the Racehorse”, editado por la librería Allen en 1958 y por tanto publicado póstumamente. De su legado escrito recogeremos más adelante una síntesis de sus observaciones y teorías, así como diversos aspectos históricos relativos al caballo de carreras que en ese libro él quiso dejar planteados.

    F/ “The Tesio Myth”

  • En su libro “The Tesio Myth” publicado en 1983, Franco Varola se permite una digresión sobre la faceta en que Tesio brilló más, llegando a rozar la afirmación de que pudo ser el entrenador más grande de todos los tiempos; lo cual implícitamente iría en detrimento de su reconocimiento como criador. Esa más o menos esbozada opinión no debe dejarse pasar por alto, por cuanto Varola no sólo era compatriota de Tesio, sino que además su padre lo había tratado como propietario de caballos que también había sido y por si todo eso fuera poco para juzgar la autoridad de quien esto opina, Varola es el casi inventor (Vuiller puso una primera y casi ininteligible piedra a esa teoría) del Método del Dosage, del que hoy sacan buen provecho distintos “expertos” sin más méritos que el oportunismo de haber cambiado las comas de sitio a su teoría. Aunque solo fuera por esto, sus opiniones hay que reconocerlas como venidas de una autoridad mundial en materia de cría. Sin embargo, si Nearco, Donatello o Niccolo dell’Arca hubieran sido los artificiales productos de un extraordinario entrenador, ¿de dónde hubieran sacado el potencial genético para perpetuarse como lo hicieron? Y qué decir de Ribot, que vino al mundo cuando Tesio lo abandonaba. El misterio tiene, forzosamente, que continuar.

  • Por otra parte se da la paradoja de que Tesio jamás escribió o habló sobre temas relacionados con el entrenamiento o la preparación de caballos, si se exceptúa unas declaraciones hechas ante micrófono en 1943, en las que interpelado sobre sus métodos, se despacha con algunas recetas y dice que un caballo bueno de 2 años no debe debutar antes de finales de mayo o primeros de junio; ni después de septiembre, la razón a tal argumento estaría en que el frío multiplicaría los riesgos de daño si vienen a coincidir con el primer esfuerzo los pulmones de esos jóvenes caballos si se efectúan fuera de esas fechas. Sus distancias favoritas para caballos de 3 años en adelante son los 1.000, 2.000, 2.400 y 2.800 metros.

  • Los méritos de sus caballos no han quedado sólo en los excelentes resultados obtenidos en la pista; muy al contrario, como se ha dicho más arriba se han visto agigantados en sus posteriores cometidos, perpetuándose en el caso de Nearco, como ningún otro semental lo hiciera antes o después. Sus resultados, lejos de entrar en decadencia con los años, fueron aumentando, hasta el punto que dos de sus mejores productos, el gran Ribot, o el también imbatido Braque, nacieron en 1954, justo el año en que muere el criador.

    Sus teorías sobre los fundamentos

  • Tesio cita el extendido convencimiento que ya existía en Roma en tiempos de Julio César, de que para ganar en carreras de bigas era necesario utilizar caballos árabes. Incluso el famoso emperador, antes de serlo, había participado con caballos de esta raza, de la que se demuestra conocedor en su crónica “De Bello Gallico” donde describe que cuando desembarcó 55 ejemplares en Inglaterra, algunos de los caballos que allí vio ya tenían sangre oriental. Esa impresión por él sostenida debe considerarse cuando menos como autorizada.

  • Incluso antes de los hechos descritos, en los años que van del 206 al 210 dc. las legiones de Septimio Severo organizaron carreras en una localidad próxima a York de nombre Weatherby, que al decir de las crónicas gustaron mucho a los aborígenes.

  • En el razonamiento de su tesis, el maestro refiere que en 1533 Baltasar Castigione, embajador en Inglaterra del Duque de Mantua, escribe a su protector para informarle que habría regalos que tendrían gran acogida en el por entonces rey Enrique VIII: “alguna obra de Rafael y yeguas de sangre oriental procedentes de la cuadra de carreras del Duque”. Sobre esas mismas fechas la hija Felipe II, Catalina de Saboya, propietaria de las mejores instalaciones de su época para estos caballos, también enviaba algunos ejemplares a la isla britana.

  • Siguiendo en su línea argumental, Tesio destaca que en el siglo XVI las carreras tenían un gran desarrollo y que todos eran de sangre árabe, mayoritariamente procedentes de la Berbería (Argelia).

  • En 1575, preocupada la reina Isabel por la decadencia de la cuadra de carreras, encarga al conde de Leicester que ponga remedio a tal situación, lo que éste hace recurriendo a Próspero de Osma, reconocido experto italiano en la materia. La experiencia de éste e quedará plasmada en un manuscrito que ha llegado a nuestros días. Por el detalle pormenorizado que hace de los efectivos reales, se desprende que algunas de las yeguas eran descendientes de las que 40 años antes fueron regaladas por el Duque de Mantua, lo que unido a lo manifestado por Próspero en sus escritos, donde se ratifica contrario a cruzar caballos de razas distintas, y el hecho de que fueran precisamente estas yeguas las presentadas por él a sementales de contrastada sangre oriental, inducen a Tesio a conjeturar que las autóctonas yeguas conocidas como Royal Mares y de raza oficialmente no determinada, son del mismo origen que los tres sementales y las restantes yeguas de contrasta procedencia árabe, que junto con las descritas, están reconocidas como fundadoras de la raza inglesa.

  • Siguiendo el hilo conductor, en 1655 Cronwell manda traer de Nápoles y Oriente caballos de esta sangre lo que evidencia el interés constante por reforzar los establos reales con ejemplares de esta procedencia, lo que denota que no decae su estima, incluso en un período tan conflictivo para la monarquía británica como el descrito.

    Aspectos genéticos y hereditarios

    A/ Indagaciones en el ciclo reproductivo de las madres

  • Tesio siempre se declaró un ferviente lector de lo que podía aportar la ingente biblioteca de lo escrito sobre el caballo de carreras y entre los diferentes enfoques posibles, destacaba el que a través del Stud-Book permitía analizar desde 1793 los pormenores reproductores de todas las yeguas de cría. Entre toda la información contenida en esas publicaciones, él quiere citar expresamente la referida sobre abortos y los años en que no se produce fecundación.

  • En su búsqueda por todo lo concerniente al caballo de carreras, dejó constancia de algunos datos no suficientemente considerados en su tiempo, que le llevan al convencimiento de que el PSI no era en origen el producto de una mezcla de sangres, sino que por el contrario, provenía de una sola que él, genéricamente, denomina como de sangre oriental.

    B/ La heredabilidad de la aptitud a la distancia, en entredicho

  • El famoso criador no se demostraba excesivamente convencido de que la común aptitud de ambos progenitores hacia un determinado metraje, significara la herencia del mismo por parte de un hijo nacido de los anteriores. Lo más que llegó a reconocer sobre este particular eran unas relativas probabilidades de heredarla. Esto lo atribuía a que la velocidad o el fondo no son en sí un solo carácter mendeliano integral y claramente separado, sino el resultado de un conjunto de ellos que se manifiestan de conformidad con la ley del cálculo de probabilidades.

    C/ La velocidad como fuente de energía vital

  • Entre el sprint y el fondo, Tesio se inclinaba claramente por lo primero. También hay que advertir que el denostado fondo para él, es el que se corre sobre 4.000 metros en la Copa de Ascot. Tras someter a estudio a toda la nómina de ganadores de esta carrera, concluye en el completo fracaso como sementales de que todos los que la ganaron sin haber demostrado velocidad. Sin un buen caballo de 1600 en las primeras generaciones del pedigree, el italiano veía muy difícil el poder generar un caballo de clase, pues entendía que era necesaria la energía vital propia de los caballos que destacan en la milla. Estas afirmaciones que en la actualidad son comúnmente admitidas, tienen el mérito añadido de que fueron formuladas contra corriente y hace 80 años.

    D/ De cómo Mendel encontró a Tesio

  • Cuenta en su libro Tesio que su motivación principal al instalarse en Dormello en 1898 era experimentar en las leyes que regulan la transmisión de caracteres hereditarios y eligió el caballo, porque aparte de conocerlo, lo consideraba el más apropiado por la información y documentación que aportaba.

  • Su objetivo original era criar caballos que en términos comparativos superasen a los demás por ser capaces de soportar el mayor peso en cualquier distancia y hacerlo más rápidamente.

  • Pasados ocho años Tesio se confesaba desilusionado por no haber avanzado en su propósito. Es entonces cuando viajando en tren de Pisa a Roma observa como otro viajero lee con gran atención un pequeño libro. Aprovechando una salida del hasta ese momento atento lector, toma con curiosidad el libro para mirar el título que tanta atención ha despertado en el viajante, se trata de la teoría de Mendel. Cuando llega al término de su viaje en la ciudad de Civitavecchia, lo hace con el libro ya leído.

  • Tras ello, la primera teoría que Tesio tiene que replantearse es la de la pureza. Mendel dejó claro con sus experimentos que cuando hay pureza, no hay opción a cambios de color ni variaciones ostensibles en el tamaño. De producirse éstas no puede tratarse más que de híbridos. Tesio admite los hechos y al no tener los PSI una capa uniforme, entonces aun siendo una raza seleccionada, no se la puede considerar como pura. “La seguiré llamando purasangre para entendernos, pero se trata de una raza completamente bastarda”, dice en un tono no exento de amargura contenida.

    E/ Teoría de la energía nerviosa

  • A Tesio le propusieron desde Inglaterra fecundar artificialmente una yegua problemática que tenía allí. Este hecho le llevó a reflexionar durante 20 años en esta cuestión que con el tiempo le conduciría a sustentar su principal teoría, que atribuye elevadas dosis de energía nerviosa en aquellos caballos que se revelan como sobresalientes. Compara la inseminación artificial con un procedimiento que tiende a imitar el sistema de reproducción del reino vegetal. La acción del veterinario la compara con la polinizadora de las abejas.

  • Tal vez considerando por la propuesta, que este procedimiento estaba más extendido de lo que lo estaba en realidad, y acaso sin valorar que la práctica estaba prohibida, hace la siguiente deducción: si nadie se ha adjudicado el mérito de conseguir un ganador clásico por este procedimiento, es que nada provechoso se ha obtenido de su práctica. Convencido de que el proceso reproductivo vegetal es de un orden inferior al animal, a la par que incapaz de transmitir una energía nerviosa que no le es necesaria; al contrario que en el reino animal, donde claramente si lo es, interpreta que la transmisión de esa energía se produce mediante el acto pleno de la cópula. Su opinión era en cambio más favorable con el proceso manipulador a seguir en la transferencia de embriones.

  • Como argumento añadido a su teoría, asociaba todos aquellos casos reconocidos históricamente en los que se habían consumado emparejamientos a impulsos de la atracción mutua entre el semental y la yegua, que venían a representar, por la recíproca estimulación, dosis suplementarias en cuanto a la aportación de energía nerviosa transmitida al producto fruto de ese enlace. Para ilustrar el ejemplo cita el caso de Signorinetta, con la que el biólogo italiano Ginestrelli, empeñado en triunfar en la meca de Newmarket, tuvo en 1880 que aceptar la fuerza de los hechos, cuando llevaba a Signorina a cubrir con el sobresaliente Isinglass, y el modesto Chaulereux se interpuso en su camino.

    F/ Caracteres que en los híbridos quedan al azar

  • Tesio buscó otros caracteres que distinguen a las razas orientales entre sí, y observó en los árabes su cavidad ocular redonda, el perfil cóncavo, la grupa horizontal; en tanto que en la beréber y turca la cavidad ocular es triangular, el perfil recto y la grupa derribada. La consecuencia de cruzar entre sí estas dos razas no traía como resultado que el producto dado corrigiera sus dimensiones en esas áreas morfológicas en dirección a una media aritmética; mantenía la de uno de sus progenitores, pero sin fijeza ni orden para ninguno de esos tres caracteres. Si se efectuaba otro emparejamiento, tampoco respondía a la dominancia producida en el caso anterior. Estos hechos le sirvieron a Tesio como un argumento más para reafirmar el carácter híbrido del purasangre.

    G/ El milagro de la selección

  • En la selección, hace énfasis de todo el proceso seguido desde la creación de la raza y esa creencia tan arraigada de que lo bueno engendra bueno, razón por la que se fue haciendo una selección de los mejores. Si ahora cruzásemos un purasangre con un buen trotón, se necesitarían 20 generaciones sucesivas de cruzamientos para que los descendientes pudieran volver a enfrentarse en condiciones de ganar. El poste de llegada es el que ha obrado este milagro. Cien años de esa científica selección han producido unos efectos que no ha dado la selección que se haya podido seguir practicando con los caballos árabes en el desierto en esos mismos cien años.

    H/ “Inbreeding” y cruces para llegar al caballo atleta

  • Aparte de las mejoras en las condiciones ambientales que rodean al caballo, Tesio consideraba que existían tres leyes en la creación del caballo atleta:

    -La del inbreeding o práctica más o menos incestuosa que favorece la fijación de caracteres de antepasados comunes. Tesio resalta que son muchos los buenos caballos que tienen próxima esta relación parental, lo que puede acentuar los efectos de la esterilidad, ya de por sí más acusados en el purasangre que en las otras razas. No obstante, recomienda incorporar ocasionalmente nueva sangre, siempre que sea evidente su calidad.

    -El cruzar corrientes de sangre que tienen probados resultados en apareamientos anteriores era para Tesio un procedimiento curioso, y de él resaltaba que su primer ganador Guido Reni (1908) lo obtuvo como consecuencia de aplicar este método. Este producto con el que había ganado el Derby italiano era, según sus explicaciones, el fruto de un modesto hijo de Hermit (Melanion) para el que compró en Inglaterra una nieta de Isonomy especialmente adquirida para ensayar el cruce Isonomy–Hermit, que junto con otros ejemplos (Bend-Or con hijas de Macaroni; Galopin con hijas de Hampton) Tesio enumera; aunque en este caso él lo ejecuta en el orden inverso a cómo lo cita.

  • Muchos achacan los éxitos de Tesio a la sabia aplicación de esta práctica, pero se muestran desengañados con los silencios que a este respecto hay en su libro. Y no es para menos, considerando que desde que el maestro gana el Derby con Guido Reny, transcurren 30 años hasta que escribe la primera versión italiana de su libro, en la que se declara ferviente seguidor de esas técnicas de cruzamiento. La lógica dice que mucho ha debido mejorar desde entonces en ese método. Sin embargo despide el capítulo diciéndonos que si tratara de ahondar en ese tipo de armonías, se alejaría demasiado del objetivo pretendido en su libro...

  • Habrá que conformarse con lo que Tesio nos deja: “tras la concepción la suerte está echada. Ya, salvo una enfermedad, nada puede alterar la forma y la energía del futuro ser. Su energía será el resultado de la combinación armónica de ondas electromagnéticas, en tanto que la correcta combinación de planos o volúmenes, dará como resultado su belleza y armonía. Las buenas vibraciones resultantes en estos dos factores, pueden ser las que determinen el constante éxito entre dos determinadas líneas al cruzarse”.

    I/ Predileción por la información venida por línea femenina

  • Federico Tesio no sólo se limitó a leer el trabajo “Die Stamm-Mütter des Englischen Vollblutpferdes” que Herman Goos publicó en alemán en 1885. Esta obra contemplaba la presentación de los méritos corredores a través de una secuencia ordenada por generaciones dentro de las líneas femeninas a que cada corredor destacado pertenecía y que con el tiempo sería precursora de la gigantesca obra conocida como las Tablas del Capitán Bobinsky. Tesio atribuyó una importancia capital a este concepto de presentación.

    J/ Los milleros, los mejores vallistas

  • Tesio daba por sentado que los caballos que mejor se adaptaban a correr en vallas eran los que tenían en los 1.600 su mejor distancia. Cada tramo entre obstáculos es una carrera de velocidad que se libra. Cada salto es aprovechado por el caballo para respirar, en ese momento de la elevación se produce un cese de movimientos que detiene su esfuerzo muscular. Esto supone un alivio momentáneo de toxinas para sus músculos.

    K/ Gran interesado por la morfología

  • El criador de Nearco también leyó y analizó la obra de Thomas Henry Tauton “Portrait of Celebrated Racehorses” publicada en 4 tomos en 1887 y de gran aporte recopilador en cuanto a reproducciones pictóricas de los mejores caballos de carreras de la historia. Después, siguió interesándose por las actualizaciones que se fueron editando posteriormente, orientadas a ofrecer al interesado los aspectos morfológicos de los principales sementales. Mostró gran interés en el seguimiento de estos trabajos, pero en su obra “Purosangue, Animale da Esperimento” se lamentaba que el tratamiento adoptado por los diferentes pintores, que tendieron en sus trabajos a disfrazar defectos y más tarde los fotógrafos, que no se ajustaron al mismo encuadre y posición, presentando todo ello dificultades para obtener una precisa comparación de las proporciones de los ejemplares entre sí.

  • Hoy en día aquellas dificultades que Tesio planteaba han sido perfectamente corregidas, de forma que en casi todos los países con significación en la cría, existe alguna publicación desde la que sus responsables se ocupan de dar un exacto tratamiento a todos los sementales fotografiados. Los avances informáticos en tratamiento de imágenes permitiría, incluso, corregir a posteriori las deficiencias advertidas por Tesio en aquel antiguo material.

    L/ La talla, un aspecto que sometió a estudio

    HYPERION.

  • Tesio se interesó en conocer la alzada de los diferentes caballos que habían tenido alguna relevancia en las carreras y así se aplicó a comparar estos datos partiendo desde 1702.

  • Constatando que el más bajo había sido Mixburg (1704) con 1,37 y Prince Charlie (1869) con 1,725, el más alto. En tanto que la alzada más repetida entre los ganadores del Derby de Epsom se situaba en 1,625. Cuando Hyperion gana esa carrera en 1933, el insigne criador repasa los ganadores que se han producido en su historia, tratando de localizar alguno de tan reducida talla y tiene que remontarse hasta 1840 para encontrar a Little Wonder.

    M/ Apreciación de la calidad por aspectos externos

  • El gran criador manifestó en su tiempo la dificultad que suponía apreciar a simple vista las buenas aptitudes corredoras de los caballos, le atribuía en cambio gran importancia a la fineza de piel y a la profundidad de la mirada, la ausencia de esta última, decía que arruinaba cualquier prometedor modelo.

    N/ Las capas a examen

  • La primera investigación tras la lectura de las tesis de Mendel la enfoca al estudio de las capas. Con la ayuda de la obra de Goos y otras posteriores, en un año hace descubrimientos que se concretan en este resumen:

    -El cruce entre 2 alazanes siempre produce hijos alazanes.
    -Dos castaños procrean castaños y alazanes, pero nunca tordos.
    -La unión de castaño y alazán también produce castaño y alazán, pero no tordo.
    -Nunca se producen tordos si uno de sus progenitores no lo es.
    -Una pareja de tordos puede producir castaño o alazán; aunque lo normal es que procreen tordos.
    -Determinados caballos castaños han producido sistemáticamente su capa castaña a todos sus hijos, con la salvedad de algún tordo, y en esos casos siempre coincidía que la madre era de esa capa.

  • Convencido definitivamente de que al igual que los guisantes de Mendel, el caballo también se trata de un híbrido y que no es suficiente constar hechos, si no se determinan las leyes en que tienen su fundamento, Tesio se aplicó en diversos estudios sobre el tema en los que enumeró los distintos resultados de cruces según se tratase de castaños puros o impuros, o de alazanes. Prueba de ello es que en 1938 se aplicó a contar el número de ejemplares que había participado en carreras en Inglaterra e Italia según su capa y determinó la población existente para cada una de ellas: castaño 75%; alazán 20%; tordo 4,3%. El predominio venía establecido en razón a que la capa castaña es pura, en tanto que la alazana es recesiva.

  • En este mismo sentido, probado el hecho de que Herod y Matchem eran castaños en tanto que Eclipse era alazán, Tesio se aplicó en contar el número de sementales famosos que procedían de una y otra rama y contabilizados un total de 2.040, los continuadores del alazán eran 1.435, mientras que los de Herod y Matchem representaban 401 y 204 y en cambio, la capa castaña era predominante en términos de población. La razón venía justificada en el carácter recesivo de la capa alazana.

    O/ El tordo: enfermedad de la pigmentación

  • La capa torda se manifiesta al nacimiento como castaña oscura o alazán tostada, incluso zaína, casi siempre con unos delatores pelos blancos tras las orejas. Pronto por degeneración o enfermedad senil y prematura del pelo, éste se tornará blanco, como le ocurre con el paso del tiempo a otros caballos de otros pelajes cuando alcanzan la vejez. Exceptuando los ruanos, que sufren la enfermedad de una forma atenuada, los tordos se clasifican en dos tipos: los que bajo el pelo blanco presentan un fondo de color castaño, o aquellos en los que predomina el del alazán. Los de fondo castaño son superiores en número en una proporción de 3 a 1.

  • En ningún caso esa manifestación senil en el pelo tiene otra consecuencia sobre el rendimiento competitivo de los caballos tordos. Así lo verificó Tesio tras observar a más de 500 y estudiar con profundidad a 200. Analizado tal aspecto, concluye apostillando que la capa torda no se ajusta a la teoría mendeliana por tratarse de una enfermedad.

    P/ En busca de la dominaacia del castaño

  • Desvelado el enigma de la capa torda, Tesio centró su curiosidad en saber porqué la capa castaña predominaba sobre la alazana cuando ambas parecían brotar de una idéntica piel negruzca. Así, ya en 1914 se interesó por unos experimentos realizados en Inglaterra aplicando sales potásicas a los distintos pelajes. Después trabó amistad con Paul Fournier también investigador en este campo, donde llegó a demostrar que la composición química del cabello variaba según su color; predominando el potasio en el castaño y el silíceo en el alazán. De esta teoría Tesio aventuró la posibilidad de que tal vez la distinta longitud de onda con que los colores son percibidos por nuestra visión y siendo el color rojo asociado al castaño, mayor que la del amarillo ligada al alazán, fuera la influencia de esta fuerza la que imponía la dominancia del castaño.

    Q/ Los caballos de piel rosa

  • Tesio se introduce posteriormente en el estudio de las diferentes marcas que soportan los caballo en cara y extremidades, y en las interpretaciones que históricamente han merecido sus diversas formas, considerando que son reminiscencias que provienen de la superstición. Otorga, eso sí, un carácter linfático en aquellos caballos que soportan grandes manchas, lo que repercute únicamente en una mayor propensión a sufrir enfermedades cutáneas. Le llama la atención que a diferencia de otros animales, sus manchas no presenten un aspecto simétrico. Lo que imputa al hibridismo producido en el caballo al sometérsele a la selección forzada por el hombre y que le ha empujado hacia la bastardía; característica que en su opinión iba claramente asociada con el desorden.

  • En estas cavilaciones estaba Tesio, cuando observó a un mozo aplicando a la pata de un caballo calzado un tratamiento disuelto en agua que dejaba ver con mayor facilidad el color de la piel en esa zona. Allí donde abarcaba la mancha del calzo, la piel aparecía rosácea y donde terminaba, se tornaba negruzca como en el resto de cuerpo. De inmediato se fue a revisar uno por uno a todos los calzados de su cuadra, comprobando que todos ellos presentaban el mismo fondo rosado bajo sus marcas.

  • Todos los animales tienen una piel uniforme que puede producir una diferente coloración en cabello, pelaje o pluma, según el animal de que se trate. En cualquier caso el pigmento de la piel viene determinado por la melanina que siempre es uniforme en la piel de un mismo individuo, a excepción de los dos tonos advertidos por Tesio en los caballos con marcas. La deducción que Tesio hace a este respecto, es que tuvo que existir en algún tiempo una raza de caballos con la piel rosa, de la que se mantuviese este débil vestigio. Las indagaciones en su búsqueda cuajaron hasta el punto quele llevaron a contemplar personalmente a dos, uno propiedad de un circo ecuestre y otro, en la ciudad turca de Brussa. Ambos pertenecientes a razas orientales de las que en su tierra de procedencia se decía que soportaban mal el calor.

  • Según su interpretación el fenómeno que en otras razas se conoce como albinismo y es considerado como una anomalía, tiene una proyección en el caballo que adquiere niveles de fijación.

    R/ El pelaje alazán como prototipo de recesión

  • Observando lo recesivo del color alazán, que ya es incapaz de producir castaño si no se le empareja con otro que lo sea, hizo interpretar a Tesio que igual debía pasar con otros caracteres y citaba como ejemplos: la forma del cráneo, los distintos grados de angulación de la estructura ósea, o la sensibilidad nerviosa, que al tratarse de híbridos podían ir asociados a factores de recesión.

    S/ ¿Existen capas que manifiesten ser más veloces o más resistentes?

  • Como todo aficionado Tesio había oído distintos dichos populares favorables o contrarios que prejuzgaban la aptitud corredora de unos caballos respecto a otros, en función de cuál fuera su capa. Para desvelar si se trataba de meras habladurías Tesio levantó unas estadísticas separando a todos los ganadores de 5 carreras inglesas: 2000 Guineas (140), Derbys (159), Oaks (160), St. Leger (163) y Copa de Oro de Ascot (131). Todas, como queda expresado, por encima del centenar de ediciones. Para las tres capas obtuvo en esas carreras las siguientes bandas de porcentajes: castaño 74-78%; alazán 20-24% y tordo 1 a 3%. Los resultados estaban prácticamente en coincidencia con la proporción demográfica de cada una de las capas y también plenamente en conformidad con las estadísticas por él elaboradas sobre la población de purasangre ac






  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite